Foto: Archivo.
Foto: Archivo.
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Bostezar es un acto corto, simple y que tanto humanos como animales lo realizan más de una vez al día. Este es considerado como un acto reflejo del comportamiento humano normal y que además es necesario para la vida tal como lo es dormir, comer o respirar.

Algunas personas bostezan por sueño, otras por hambre y otras por simple empatía con los demás. Frente a este acto son muchas las investigaciones que se han realizado, y algunas de las causas de las mismas son las siguientes:

-La creencia común es que el bostezo ayuda a aumentar el suministro de oxígeno del cerebro. Una de las últimas hipótesis, publicada en “Physiology & Behavior”, sostiene que bostezar en realidad sirve para refrigerar el cerebro, lo que supone una mayor eficiencia y activación mental. Se afirma que el cerebro necesita tener una temperatura óptima para cumplir todas sus funciones, por consecuente se produce el bostezo para generarla.

-Otras teorías apuntan a que el bostezo facilitaría apertura de los alveolos o incluso la ventilación del oído medio. Y todo es posible como justificación a la forma como se abre la boca durante dicho acto.

-Algunas investigación afirman que los animales bostezan para sentirse más alertas o en mejores condiciones para escapar de sus depredadores. Esto a raíz de que bostezar aumenta los niveles de cortisol que es la hormona del estrés.

-Un aumento inmensurable en el número de bostezos durante el día también puede ser una sintomatología frente a alguna enfermedad metabólica o digestiva.

-Otras investigaciones plantean la teoría de que el bostezo es un vestigio de cuando aún no habíamos nacido, por lo tanto bostezar es un acto reflejo que recuerda la vida intrauterina. Los fetos bostezan a partir de las 11 semanas de edad. Con este acto, al parecer expulsan parte del líquido amniótico que entra en sus pulmones.

-Bostezar genera empatía con los demás. Se ha confirmado que este es un acto contagioso y es utilizado para comunicarse de manera indirecta con familiares o amigos que nos rodean.

A pesar de que existen todo este tipo de investigaciones, el acto de bostezar no tiene una causa que haya sido comprobada al 100 por ciento, los investigadores dedicados a explicar este tipo de reflejos humanos proponen este tipo de hipótesis a fin de revelar las curiosidades del cuerpo humano.