Tags:

CHILE.- El consumo de cannabis en Chile fue visto por décadas como "la droga de los pobres" y la delincuencia, pero hoy día la opinión pública cree que en realidad se trata de una hierba de alta potencia medicinal.

Por décadas, el término “marihuanero” se asoció en este país en forma despectiva al consumo de cannabis por parte de jóvenes de estratos sociales bajos, muchas veces en las esquinas de sus barrios acompañada de alcohol.

“Es interesante observar el cambio que se produjo en Chile en materia de consumo de marihuana", apunta a Notimex el psicólogo social Alberto Palacios.

Según Palacios, los mismos estratos sociales que antes la condenaban y la veían como una droga barata "hoy la usan con fines medicinales en gotas, cremas y hasta en preparados de cocina”.

La marihuana fue por décadas la droga de entretenimiento de los sectores más vulnerables, "porque la podían plantar en sus casas o comprar en las esquinas de las poblaciones a un bajo precio porque no era cannabis pura, sino mezclada con otros vegetales, explicó.

Añadió que “hasta antes de la aparición de la pasta básica de cocaína, que le quitó ‘mercado’ a la cannabis, la droga que más se consumía en los estratos bajos de la población era la marihuana, de ahí que ‘marihuanero’ era sinónimo de ‘persona pobre, drogada’ y, probablemente, delincuente”.

“Pero algo ocurre en Chile, quizás en forma tímida a partir de fines de la década de los 90, que la cannabis cambia de estatus y ya no es vista como la ‘droga de los pobres’ sino como una planta que puede calmar los dolores de las personas enfermas de cualquier estrato social”, indicó Palacios.

Señaló que “la cannabis comienza a aparecer en ferias artesanales de balnearios bastante acomodados de la zona central de Chile en forma de cremas, gotas y aceites y comienza a ser vista por las personas de otra forma, dejan a un lado el estigma social que tenía y comienza a ser vista como un medicamento natural”.