Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El nominado secretario de Estado, Rex Tillerson, reconoció que Rusia representa una amenaza a Estados Unidos pero se resistió apoyar las sanciones impuestas por el gobierno de Barack Obama por el “hackeo” del Kremlin al proceso electoral.

Bajo un intenso interrogatorio por parte del Comité de Relaciones Exteriores en el Congreso estadounidense, Tillerson evitó caracterizar como “criminal de guerra” al presidente ruso Vladimir Putin por la campaña militar de su gobierno en Alepo, en apoyo al gobierno de Siria.

“Yo no usaría ese término”, indicó Tillerson al ser cuestionado al respecto por el senador republicano Marco Rubio, quien se declaró desalentado por la postura del nominado, al citar evidencia que muestra que la campaña rusa en esa ciudad constituye crímenes de guerra por su indiscriminado ataque de civiles.

Tillerson, ex director ejecutivo de Exxon Mobil Corp, evitó igualmente anticipar si recomendará a Trump eliminar las sanciones contra Rusia, aunque en su testimonio las calificó como una importante herramienta de la diplomacia estadunidense.

Insistió en la necesidad de que haya un uso flexible, de las sanciones, citando la protección de los intereses económicos de Estados Unidos.

El ingeniero de profesión, quien en el pasado se opuso a las sanciones contra Irán, explicó que su resistencia se debe a que en muchas ocasiones están diseñadas para causar daño a empresas estadunidenses. Por ello, dijo, se requiere una amplia valoración antes de tomar esta decisión.