Foto: AP
Foto: AP
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El presidente Donald Trump arremetió el miércoles contra California por sus así llamadas políticas santuario, en el que parece ser su esfuerzo más reciente por envalentonar a sus seguidores de cara a las elecciones legislativas.

A medida que se encona el debate migratorio en el Capitolio, Trump se rodeó de alcaldes, jefes de policía y otros líderes locales de California que se oponen a las políticas migratorias del estado y que aplauden la línea dura de su gobierno.

“Aquí está su resistencia republicana en contra de lo que están haciendo en California”, dijo la asambleísta Melissa Melendez, utilizando un término usado por los demócratas que se oponen a la presidencia de Trump. Ella, al igual que otros, dijo que el mandatario y sus políticas son mucho más populares en el estado de lo que la gente cree.

“Es una crisis”, dijo Melendez sobre la situación.

Los republicanos respondían a la medida que el gobernador Jerry Brown promulgó como ley el año pasado, la cual le prohíbe a la policía preguntarle a las personas acerca de su estatus migratorio o colaborar con las agencias migratorias federales. Las autoridades penitenciarias pueden transferir reclusos a agentes federales de inmigración en caso de que hayan sido declaradas culpables de uno de alrededor de 800 crímenes, en su mayoría delitos graves, pero no por infracciones menores.

Brown insiste que la medida, que entró en vigor el 1 de enero, no impide que las autoridades migratorias federales realicen su trabajo. Pero el gobierno de Trump ya presentó una demanda para revertirla, al describirla como inconstitucional y peligrosa. Algunos condados, incluidos los de San Diego y Orange, han votado por respaldar la demanda o aprobar sus propias resoluciones anti-santuario.