Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Mientras el huracán Michael azotaba Florida el miércoles, el presidente Donald Trump se refugió en un evento de campaña en Pensilvania, en donde busca impulsar al Partido Republicano antes de las elecciones legislativas.

Trump hizo mención de la tormenta durante su evento en Erie, al ofrecer “condolencias” a todos aquellos en el sendero del huracán y prometer “no escatimar ningún esfuerzo” de respuesta. Se comprometió a viajar a Florida “muy pronto”.

“Siempre saldremos del apuro... siempre tendremos éxito en lo que hacemos”, añadió.

Después, Trump retomó su agenda política. A semanas antes de las cruciales elecciones de noviembre, Trump y los republicanos están en medio de una ofensiva sin cuartel. Están revigorizados por la exitosa nominación del juez Brett Kavanaugh a la Corte Suprema y buscan utilizar el controversial momento para unificar al Partido Republicano y mantener a distancia a los demócratas en las casillas.

El hecho de que Trump haya mantenido en su agenda el evento en Erie subraya la importancia de su compromiso con los republicanos. Horas antes, Trump recibió en la Casa Blanca un informe sobre la tormenta de categoría 4. Dijo a la prensa que estaba en un “atolladero” respecto a viajar al mitin en Pensilvania debido a que “miles de personas” ya estaban formadas para ingresar al evento.

Se decidió por asistir, algo por lo que criticó al presidente Barack Obama seis años atrás luego de que la tormenta Sandy golpeó la costa este del país.

“Ayer Obama hizo campaña con JayZ y Springsteen mientras las víctimas del huracán Sandy en Nueva York y Nueva Jersey siguen diezmadas por Sandy. ¡Mal!”, tuiteó el 6 de noviembre de 2012.