Foto: 24 horas
Foto: 24 horas
Tags:

NUEVO LEÓN.- El blindaje contra la inseguridad en el noreste de México durante los últimos no ha sido sólo con armas, la ciudadanía también se ha revestido de fe.

Cifras y testimonios confirman que la creencia de la población ha aumentado en la última década, hecho que está estrechamente relacionado a los actos de inseguridad, de incertidumbre política y económica.

Según el Inegi, a nivel nacional se registraron en el 2000, 74 millones 612 mil 373 católicos, 4 millones 408 mil 159 protestantes y evangélicos, un millón 751 mil 910 seguidores de las iglesias bíblicas no evangélicas y 2 millones 982 mil 929 ciudadanos sin religión.

En el 2010 las cifras se incrementaron: católicos se reportaron 84 millones 217 mil 138, protestantes y evangélicos, 7 millones 590 mil 489, fieles a las iglesias bíblicas no evangélicas, 2 millones 326 mil 338, y personas sin religión, 4 millones 660 mil 692.

Los números de la Secretaría de Gobernación indican que en el país hay 8 mil 579 asociaciones religiosas.

Cuando Salatiel Vázquez, pastor evangélico oraba ante su congregación, a favor de quienes por primera vez acudían a su iglesia, percibió en uno de ellos, la necesidad de fe.

En ese momento yo no lo conocía, no sabía quién era y cuando pongo mis manos sobre él, Dios me muestra dos cosas muy fuertes: una, es que lo habían intentado matar.
Salatiel Vázquez

“Le dije, yo no lo conozco, pero Dios me muestra que dos veces le han intentado quitar la vida aquí. El segundo es que Dios lo trajo a esta tierra con un propósito. Nada más lloró y se fue”, recordó el Pastor.

Quien había acudido en busca de apoyo espiritual esa mañana del año 2011 en el municipio de Guadalupe, Nuevo León, el director de policía municipal, Florencio Santos Hernández.

Ese año fue uno de los más violentos en el estado y Guadalupe era uno de los municipios en donde según investigaciones, había más elementos inmiscuidos con las bandas del crimen organizado. Fue en ese año en que se inició la militarización de las secretarías de seguridad.

A los pocos días Salatiel contactó a Florencio Santos para trabajar en conjunto con los elementos de seguridad municipal.

“Cuando llegué tenía todos los elementos uniformados, listos para recoger el porte de arma a las 6 de la mañana. Me dijo ‘diles que no extorsionen, que no hagan daño a la comunidad’ y dije, ‘nombre, me van a matar’.

“Tenía miedo porque justo unas dos semanas antes había aparecido un cuerpo destazado en frente de la comandancia”.

A partir de ese día empezaron a llevar la palabra a la corporación, lo cual al cabo de seis meses se dio a conocer en medios locales, nacionales y extranjeros: Los policías de Guadalupe oraban cada mañana pidiendo por su paz y protección y la de la ciudadanía.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

La Segob informó que en Guadalupe hay 700 iglesias evangélicas. Salatiel asegura que debe haber casi mil, que es el municipio con más iglesias evangélicas en Latinoamérica.

Al consultar a líderes en el tema, coincidieron en que el incremento en el número de feligreses e iglesias es atribuible a que ante la agresión, la población busca la fe en una doctrina.

Aunado a la fe y la pasión por la religión, el Pastor consideró que la historia ha dejado claro que la persecución e inseguridad es bíblicamente un factor de crecimiento de las iglesias “porque la gente está decepcionada de un gobierno malo, como lo que pasó en los setentas”.

Ahora es un momento en que la cuestión social, política, económica y de inseguridad, ha motivado a que la población se acerque más a la iglesia, dijo, porque sienten decepción por no tener una plenitud de vida.

“Sabemos que sin Dios no la vamos a tener. La gente lo intenta de mil maneras y se da cuenta que sin la fe en Dios no podrá. El ser humano está diseñado para creer, nace con el chip de la fe.

“Lo trata de llenar de mil cosas y no puede llenarlo, entonces cuando viene a la iglesia”.

Foto: La Gaceta.
Foto: La Gaceta.

Según detalla en sus estadísticas el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, del 2008 a octubre de 2016, se cometieron 7 mil 48 homicidios dolosos, 291 secuestros, 2 mil 72 extorsiones y 29 mil 326 robos de vehículos con violencia en Nuevo León.

En Coahuila fueron 3 mil 779 homicidios dolosos, 241 secuestros, 541 extorsiones y 5 mil 713 robos de vehículos con violencia fueron, en el mismo periodo.

Y en Tamaulipas se registraron 5 mil 404 homicidios dolosos, mil 172 secuestros, mil 330 extorsiones y 18 mil 425 robos de vehículos con violencia.

La investigadora en religiones y catedrática de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Liliana De Ita, declaró que la fe se ha reforzado desde que la violencia y la inseguridad aparecieron en Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas.

“Dichas condiciones han ubicado a la sociedad en una situación de vulnerabilidad y de cercanía con la muerte, principalmente a quienes tienen actividades que los aproximan a la violencia y a la población en su totalidad, que se siente en riesgo permanente”.

Si bien la religión católica predomina en México, se puede destacar la diversificación e incremento de diversas iglesias.

En las últimas seis décadas el catolicismo ha ido en aumento, pero otras religiones han tenido un mayor incremento.

El Inegi reporta que de 1950 al 2010 la católica aumentó 2.32 por ciento, las religiones distintas un 20.83 por ciento y las personas que no profesan ninguna religión crecieron en un 23.15 por ciento.

En Nuevo León, el Inegi registra que hasta el 2010 existían 3 millones 491 mil 916 de fieles católicos, en Coahuila eran 2 millones 2 mil 903 y en Tamaulipas, 2 millones 163 mil 331.

El mismo instituto dio a conocer que de la población con una creencia distinta a la católica, en el mismo periodo eran en Nuevo León 439 mil 722 personas, en Coahuila son 299 mil 481 y en Tamaulipas, 436 mil 994.

Foto: Archivo.
Foto: Archivo.

El Doctor, Manuel Ceballos Ramírez, Investigador del Colegio de la Frontera Norte Durante, explicó que en los últimos años las adscripciones a la iglesia católica y las diócesis de esta religión se han acrecentado.

Dijo que antes había tres diócesis, la de Tampico para Tamaulipas, la de Monterrey y la de Saltillo, Coahuila.

“Actualmente para Coahuila son tres diócesis, En Nuevo León ahora hay dos diócesis y en Tamaulipas ya son cuatro y su reorganización es en función de aumentar la presencia de la iglesia católica en la región, esto es en los últimos 40 años”, explicó el experto en temas religiosos.

Consideró que sin duda el factor migratorio por las actividades laborales, industriales y económicas de la región, ha provocado el aumento de los católicos.

Pero además sí hay una importante presencia de grupos de las iglesias no católicas, admitió, como las de los presbiterianos, los metodistas y los bautistas.

Estas son a las que se les llama “Cristianas” y de las cuales se puede decir que tienen más presencia las derivadas de los movimientos pentecostales, explicó el especialista, cuya corriente es llamada de “reavivamiento”.

El incremento y diversificación de la fe sí está relacionado con la necesidad de protección, sobre todo de las personas que tienen un oficio o profesión que conlleve un riesgo.

Esto también ha provocado que en los últimos años, cuando la inseguridad se ha incrementado, la ciudadanía adopte la fe en deidades como la Santa Muerte.

“Es algo que aparece un poco entre los traileros por ejemplo, que abundan aquí en la región por la exportación e importación de mercancía, ellos transformaron su antigua devoción a San Cristóbal o a San Judas Tadeo, por la de la Santa Muerte”, detalló el investigador.

Dijo que “La Santa Muerte” es la personificación de un hecho, de una situación límite, en la cual los seguidores, tratan de racionalizar y de personalizar la presencia de alguna manera.

Foto: Colima Noticias.
Foto: Colima Noticias.

En las vías carreteras del noreste de México se puede observar cómo proliferan las capillas de la Santa Muerte.

“Como que ha sido un fenómeno generalizado y digamos, frente a la inseguridad, frente a la exposición, pues fueron los traileros los que más han desarrollado la creencia, hasta donde sé, porque están expuestos constantemente al asalto, a la muerte”.

Recomendó que la iglesia católica no debe oponerse a esta creencia, más bien, se debe integrar el misterio de la muerte y orientarlo.

Martín George, líder espiritual, experto y consejero de culto y devoción a la Santa Muerte, admitió que es pronto para considerar esta creencia como una religión.

Pero dijo, al momento es uno de los cultos más importantes en México y América, pero también se ha adoptado en algunas partes de Europa y África.

“Se presume que el culto nació antes que llegaran a la nueva España los inquisidores. Nosotros tenemos nuestras propias raíces y cuando algún familiar o ser querido estaba enfermo, estaba a unos pasos de trascender de la vida material a la vida espiritual, antes de que llegara a morir, nosotros le pedíamos a la muerte para que no se los llevara”, agregó Martín George.

Afirmó que en sus redes sociales la cifra de seguidores es de 13 millones.

“Entonces imagínate cuántos altares existen en el País y en vía pública, pero también tomando en cuenta los que existen en la parte interior, en domicilios, en sitios más privilegiados, privados. No te podría dar una cantidad correcta”.

Comentó que de cada diez católicos, ocho son seguidores de la Santa Muerte.

Descartó que se trate de una secta o satanismo. Aclaró que no tiene nada qué ver con la delincuencia.

“La muerte no es agresión, muchos medios han expresado que está totalmente dedicado a la gente que pifia, que comete errores, a la gente de la delincuencia, a la gente que tiene alguna preferencia o que su trabajo lo llevan a cabo en el narcotráfico, pero no, es un mito”.

La fe se ha tomado de diversas doctrinas, se manifiesta en una diversidad de representaciones, lugares y prácticas en estos estados, en donde el riesgo y la desesperanza en la autoridad también evolucionan.