Foto: Archivo
Foto: Archivo
Tags:

NUEVO LEÓN.- El presidente de la Cámara de la Industria de Transformación en el estado, Juan Ignacio Garza Herrera consideró que el “Bronco” incumplió la promesa de quedarse seis años su mandato, y pidió que cuando se vaya no deje al estado sin un liderazgo.

“Que le vaya bien, pero que aquí a Nuevo León lo dejé lo más protegido, por el bien del estado y vamos a trabajar con los que deje desde el día uno que pase. Pero que nos deje con quién interactuar; si se van todos nos la vamos a pasar tocando puertas”, declaró Garza Herrera.

Lo anterior, durante la conferencia de prensa en la que se anunciaron las expectativas para la manufactura de Nuevo León por parte de la CAINTRA, en la que también estuvo presente el director general, Guillermo Dillon Montaña.

Ante el panorama de que el gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, está a punto de reunir la cantidad de firmas requeridas para ser candidato a la Presidencia de la República y la posibilidad de que en los siguientes días pida licencia de su cargo, Garza Herrera admitió que la Ley se lo permite y no juzgaría si es una decisión es correcta o no.

Sin embargo, demandó que el mandatario estatal no se lleve la totalidad de su Gabinete con él, pues dejaría al estado inoperante.

“Es lo que no quisiéramos que pasara, que haya un vacío de poder, y que el gobernador sustituto no tenga poder, no tenga gente que nos atienda en las diferentes dependencias. No ayudaría en nada en año electoral y sin un líder en el estado, no sería nada bueno para el estado”, dijo.

Dio a conocer los resultados de un sondeo realizado entre 180 empresarios, que los muestra optimistas en el panorama económico, pero la posible terminación del TLCAN y la reforma fiscal del Presidente de EU, Donald Trump, son percibidos como posibles riesgos.

“Esperaríamos que el que gane la elección, número uno, que tenga como prioridad arreglar la relación con Estados Unidos en el tema de comercio exterior.

“Yo creo que lo peor que pudiera hacer es confrontar al gobierno de Estados Unidos; tendríamos que seguir con ese diálogo y esa negociación, por el bien de México y creo que amenazar a Estados Unidos y no sentarnos a negociar, no nos llevaría a un buen término para la economía mexicana”, señaló Garza Herrera.

Referente al panorama nacional, expuso que el sector industrial tiene interés de cómo se dará el cambio de política después de las elecciones, que dependerá si se queda o no el mismo partido en el poder.

A pregunta expresa de, si el nerviosismo de los industriales se debe a la posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador sea candidato, aclaró que con la figura de los independientes, aumentan las posibilidades de contendientes y de un posible cambio en las políticas de gobierno.

Uno de ellos es López Obrador, admitió, quien ha sugerido que dará reversa a las reformas, sobre toda la energética.

“Después de que tenemos 70 años buscando una alternativa en hidrocarburos, en electricidad, que ya se está teniendo y tenemos como usuarios, manera de escoger a nuestro proveedor y a nuestro costo, darle reversa a esa reforma, creo que sería muy grave para el país y grave para los empresarios”.

Anunció que al momento de que se determinen los candidatos a la Presidencia, buscarán el diálogo para exponer sus inquietudes.

Como parte del análisis de la industria, informó que la actividad económica en el año fue mejor de lo esperado, aunque el crecimiento en el país será menor al año pasado.

“En específico, los industriales consideramos que el PIB de México terminará el año con un incremento de 2.1 por ciento, ligeramente inferior al 2.3 por ciento del año pasado. Sin embargo, la generación de empleos habrá alcanzado una cifra record, al llegar a los 856 mil nuevos puestos de trabajo creados en el año”.

Agregó uno de los retos enfrentados por el sector fue la inflación creciente derivada del precio de los energéticos, materias primas y el tipo de cambio volátil.

El presidente de la CAINTRA estimó que la reactivación de las exportaciones, principalmente en el sector automotriz, benefició la actividad industrial de Nuevo León.

La perspectiva para el siguiente año en el estado es que se mantenga la demanda de insumos facturados por parte de Estados Unidos, que con la de otros países, daría un crecimiento del 4 por ciento y la creación de 25 mil empleos.

“La economía en general del estado se expandiría a un ritmo ligeramente menos del 3.6 por ciento, con un agregado de 60 mil nuevos empleos”.