Foto: Nupcias Magazine
Foto: Nupcias Magazine
Tags:

NUEVO LEÓN.- La reforma al Código Civil de Nuevo León para que sean permitidos los matrimonios entre personas del mismo sexo está en manos del Congreso local, mientras que la comunidad LGBT teme que los diputados del PAN dejen el documento en la congeladora.

El activista, Mario Rodríguez Platas acudió al Congreso a pedir que la iniciativa de ley que presentó el pasado 3 de octubre la diputada, Dolores Leal, para que sea reconocido el matrimonio de parejas del mismo sexo y fue turnada a la Comisión de Legislación, sea pasada a la Comisión de Justicia y Seguridad Pública.

Lo anterior porque según Rodríguez Platas, la Comisión de Legislación es presidida por el panista Félix Rocha Esquivel, cuyo partido ha dado línea para que nada que tenga que ver con la Comunidad LGBT pase al Pleno.

“El PAN tiene un pacto que así lo hicieron antes de que Mauro (Guerra) fuera a buscar reelegirse, se juntaron todos para decidir que ningún tema que tenga que ver con la comunidad LGBT va a pasar, es un acuerdo que tienen ellos.

“Bajo esas circunstancias pido el retorno, porque el Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso establece en el artículo 46, que toda iniciativa de diputados se fenece en 6 meses si no se turna, si no se modifica nada, entonces pueden patear el bote”, señaló.

Aseguró que el presidente del Congreso tiene la facultad para que cambie una iniciativa de una Comisión a otra antes de que pasen los seis meses y la iniciativa se deseche.

Mariaurora Mota Bravo, Directora de Género, Ética y Salud Sexual, A.C. (GESSAC), explicó que el pasado el 28 de junio, la Suprema Corte de Justicia de la Nación notificó al Congreso de Nuevo León que cuenta con 90 días útiles de periodos ordinarios de sesiones para reformar el Código Civil.

De no hacerlo, será la Corte quien expulse del orden jurídico local, la norma contraria a la Constitución Federal y con ello subsanará la violación de derechos humanos contra las personas lesbianas y homosexuales de nuestro estado
Mariaurora Mota Bravo

Dicho periodo inició el 3 de septiembre de 2018 y terminará el 16 de abril de 2019.

GESSAC inició una batalla legal desde hace seis años, llevándoles a buscar y obtener 19 amparos individuales y colectivos para que las personas del mismo sexo puedan contraer nupcias en Nuevo León.

“Eso se ha repetido en muchos estados, estamos hablando de más de 100 amparos en toda la República Mexicana que han llegado a la Suprema Corte de Justicia.

“Eso quiere decir que jueces de primer nivel, magistrados de segundo nivel y ministros de tercer nivel, han tenido que atender el tema. Imagínate el costo para la nación y la ley de amparo”, comentó Mariaurora Mota.

Mota Bravo explicó que en caso de que no sea atendida la disposición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ésta va a ordenar directamente a los oficiales del Registro Civil que casen a las parejas.

“Este caso es muy trascendental, pero también desde el punto de vista de la filosofía del derecho, porque aquí estás hablando que el poder la democracia está basado en la separación del Poder Legislativo, Ejecutivo y Judicial, y si en este caso es judicial tiene que ordenar al Legislativo, pues es gravísimo para una democracia”, dijo la dirigente de GESSAC.