Foto: Organización Radiofónica de Oaxaca
Foto: Organización Radiofónica de Oaxaca
Tags:

OAXACA.- La Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta) desintegra a la Orquesta Sinfónica de Oaxaca (OSO). La agrupación que dirigió Juan Trigos, quedó reducidda a menos de 30 integrantes de confianza, los que la conformaban hasta antes de 2015, cuanso se encontraba al frente Javier García Vigil.

Desde agosto de 2015 y hasta diciembre de 2016 venía trabajando con más de 60 músicos, pero ahora tomando en cuenta los requerimientos básicos para denominarse sinfónica, lo que queda es una orquesta de cámara.

En un documento firmado por la titular de Seculta, Ana Isabel Vásquez Colmenares y dirigido a las tres intérpretes que integran la comisión de músicos contratados por honorarios, la funcionaria les informa que es "imposible su recontratación en 2017".

Así mismo, señala que la decisión fue tomada luego de haberse ya dado a conocer el Presupuesto 2017 para la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca.

​El prescindir de los servicios de los 35 músicos por honorarios también se debe a que en el proyecto presupuestal de 2017, que fue responsabilidad de la Secretaría de las Culturas encabezada por nuestro antecesor, sólo se contempló una mínima cantidad para las actividades de la OSO en 2017 y sólo se previeron los recursos para pagar la nómina de los músicos de confianza.
Ana Isabel Vásquez Colmenares

Esta situación no es una decisión unilateral del Gobierno del Estado, a través de la Seculta, sino que obedece al panorama que enfrenta la entidad en materia presupuestal.

Con un aproximado de 28 músicos, los existentes antes de la llegada de Juan Trigos, la agrupación queda también sin director, pues la secretaría prevé un plan de acción acorde a las nuevas circunstancias.

De esta forma, con la colaboración de los músicos permanentes así como de asesores musicales externos, la funcionaria les explica que tal plan estará apegado a lo instruido por el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, que es:

"Privilegiar las diferentes expresiones artísticas como un derecho humano que debemos tratar de impulsar en primer lugar en las distintas regiones del estado", siendo parte esencial en esa labor las músicas oaxaqueñas.

Lamentamos mucho no poder continuar con ese programa artístico, como se desarrolló en 2016. Sin embargo, la OSO no va a desaparecer.
Seculta