Muchos son hoy los que piensan que Andrés Manuel López Obrador es el camino correcto y que será el nuevo Presidente de México y sin embargo, las dudas que prevalecen son....

¿Los ciudadanos en masa le aman? O simplemente sucede que, él es el pretexto para mandar al diablo a las instituciones, no en el sentido de lo dicho por El Peje, si no en el de regañar nacionalmente a los “malos gobiernos” del PRI, del PAN y del propio PRD.

La idea de que los gobiernos continuos del PRI en 71 años, más los 6 de Enrique Peña Nieto, los 12 del PAN –funestos 6 con Calderón-; los mandatos oprobiosos del PRD en entidades como Guerrero y especialmente en Distrito Federal desde 1997 son ejemplos de “malos gobiernos”.

No me gustan los dogmas y decir que los partidos PAN, PRI y PRD, todos, en todo momento hayan sido o sean una lacra es altamente cierto, con sus excepciones, sin embargo, la mayoría así lo piensa.

Segunda pregunta: ¿Todos aman a El Peje o todos aman odiar al sistema? Eso lo deciden ustedes, pero lo que ahora es un #TodosVersusPeje, porque en la inteligencia de los partidos, el de Tabasco les puede arruinar sus planes.

Seguir medrando del presupuesto y mantener en lo posible, una vida nacional de bajo perfil en la clase social media y baja. En resumen que, el país siga siendo un paraíso para los miembros de la llamada “alta burocracia” y los miembros de la élite que cohabita en la partidocracia nacional.

Tercer pregunta: ¿No es más sencillo para los partidos en el poder hacer buen gobierno? Seguro que si, pero es menos rentable. En la gobernanza no hay regalías fáciles y pretender imitar a Europa imposble, que Singapur.... es mucho pedir.

Por eso es que quizá le vaya tan bien a al “Señor López”. Tiene el escenario perfecto, partidos y hombres en el poder que le han fallado a los ciudadanos por casi 9 décadas, si tomamos el referente del 1929.

Casi un siglo que se resume en axiomas simples. El fracaso de los partidos, motivados por la avaricia de las personas y una venta de esperanza que se reinventa cada tres y 6 años.

Único: Esperanza, la zanahoria de siempre, la idea del paraíso en la eternidad, la forma aterrizada de una vida sin sufrimiento, un camino de bienestar para la familia y en el egoísmo.

¿Esas son premisas que siguen conquistando, ganando votos, entregando el poder. Lo saben los partidos, los saben todos, lo sabe Andrés Manuel López Obrador? Esa sería una Cuarta Pregunta.

El Peje ha competido dos veces por la Presidencia, casi la tuvo en sus manos y en la tercera el escenario es casi perfecto. Casi, porque sigue sin enterarse de padece de los mismos males de todos.

Se mantiene intolerante, su agresividad a menudo es rampante y cuando más cerca está del objetivo siempre su personalidad le traiciona y se muestra autoritario. Esas son las malas noticias para todos.

Si El Peje gana podríamos tener una versión distinta en el formato, pero no diferente en el fondo y esa es la cruda verdad.... pobre México... si se mantiene sin cambio retrocede y si avanza, también.

¡Joder...!

“La esperanza y el temor son inseparables y no hay temor sin esperanza, ni esperanza sin temor”.- François de La Rochefoucauld.

Lo mejor de cada casa...

Tómbola y Karma: Atendemos a los datos que proporciona el PAN en el sentido de que suman 800 militantes que les traicionaron en las elecciones locales del 2016 y que podrían quedarse sin partido y sin chamba.

En el PRI la tienen peor, no hay una lista formal de traidores al anterior régimen en el poder, pero en el tema, lo más divertido es que muchos que les apoyaron y buscaron mantenerse en el poder se han quedado sin chamba. Dicho de otra manera, han sido doblemente traicionados.

En fin, el contrasentido es que el gobierno despida a los buenos y que al margen de los partidos sean eficientes en sus trabajos. Pero esa es otra historia de remolinos, que por lo pronto, hablar de traiciones siempre es abrir una caja de pandora, con efectos que nunca son medibles y que tienen efectos de largo plazo.

Del cuarto piso.- Nuevo Laredo recibe nuevo reconocimiento y es una de las ciudades más prósperas y de acuerdo al estudio del Índice de Ciudades Prósperas que realiza Infonavit y ONU-Hábitat.

OTROSI: Y una frase más... “los pueblos viven sobre todo de esperanzas. Sus revoluciones tiene por objeto sustituir con esperanzas nuevas las antiguas que perdieron su fuerza”. Gustave Le Bon.