Cada vez falta menos para que la administración del Presidente Peña termine. Y las actividades de casi todas las secretarías, junto con sus titulares, han ido desapareciendo; tal parece que solamente están esperando las últimas quincenas.

Por otro lado, resaltaría los retos que enfrentará AMLO y su equipo: SEGURIDAD, DESARROLLO ECONÓMICO y EDUCACIÓN. En cada uno de estos temas, AMLO ha presentado sus “proyectos” que emprenderá en cuanto tome posesión como Presidente.

En el tema de seguridad, los militares no estarán en las calles, eliminará al Estado Mayor y prohibió escoltas a los secretarios de estado; como si las cosas en el país estuvieran tan tranquilas como para decidir tales ocurrencias. Lo único que sabemos es que “el pueblo lo cuidará”.

En desarrollo económico, a AMLO y a sus seguidores les cuesta trabajo aceptar que el nuevo aeropuerto en la Ciudad de México es un proyecto necesario para el país. Hasta la fecha no nos han dicho cómo se hará la consulta. También, se pronunció en contra del fracking (fracturación hidráulica para la extracción de gas o petróleo) y se enfocará solamente en explotar petróleo con el sistema de siempre.

Por último, en la cuestión educativa, AMLO ha ordenado a todo su equipo y a los representantes de MORENA, que se declaren en contra de la Reforma Educativa, ya que aseguran que evaluar a los profesores es una injusticia laboral.

Importante exponer la cancelación del foro educativo en Acapulco, por el zafarrancho que se armó entre profesores de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero contra integrantes del Sindicato de Trabajadores de la Educación.

Las decisiones sin fundamentos, la pelea por el poder, las decisiones en base a los acuerdos personales y las propuestas populistas, son el pan de cada día. Y mientras tanto… ¿Y nosotros qué?