Foto: Archivo
Foto: Archivo
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- A través de tiendas departamentales de todo el país, la empresa Algara, S.A. de C.V., comercializa un juguete denominado Biología Plus, dirigido a niños y niñas de 8 años en adelante, y que además de distintos elementos plásticos incluye uno de materia orgánica: una rana muerta conservada en formol.

Este juguete lleva más de 20 años en el mercado, pero es hasta ahora que la Cofepris investiga sobre la seguridad de su contenido.

Consultada en torno a la seguridad de este juguete, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que desde los primeros días de enero, el paquete Biología Plus de Mi Alegría se encuentra en proceso de análisis por parte de este organismo, ya que “contiene una sustancia orgánica, el formaldehido, que tiene un proceso de oxidación del metanol y, por lo tanto, es una sustancia tóxica”.

Álvaro Pérez Vega, comisionado de operación sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Santarios, advirtió que “estamos recomendando a la ciudadanía que se abstenga de la adquisición de este producto”, ya que “la ingesta del formol, el contacto con la piel, o incluso la inhalación de los gases que emanan de esta sustancia química, pueden representar un riesgo de toxicidad para los niños o niñas que tengan contacto con él”.

Desde los criterios del desarrollo cognitivo y evolutivo de los niños y niñas, este no es un juguete apropiado. Me parece que este juguete les enseña a los niños y niñas que los seres humanos tenemos la posibilidad de jugar con las otras especies; que tenemos el control sobre el medio y que podemos hacer con los otros seres vivos básicamente lo que se nos pegue la gana
Andrea Angulo, especialista en psicología social

La doctora Andrea Angulo calificó como algo “grave” que este tipo de juguetes estén al alcance de la infancia mexicana, ya que “aquello con lo que juegas cuando eres niño o niña, y aquello a lo que juegas, tienen muchas implicaciones sobre quién vas a ser en el futuro: hoy ves a la rana como una cosa, y mañana puede ser un perro, y más adelante puede ser tu prójimo”.

Foto: Archivo
Foto: Archivo