Tags:

BRASIL.- Las mejores escuelas de samba de Río de Janeiro bailaron y cantaron el lunes mientras millones de otros brasileños hicieron lo mismo durante los festejos del Carnaval en los que se ridiculizó a líderes locales y extranjeros, se pidió tolerancia y se desafiaron los límites de prácticamente todo.

En lugar de que la semana laboral comenzara de forma usual, los brasileños se llenaron de ánimo y se fueron a las playas, plazas públicas y calles para participar en enormes fiestas callejeras, llamadas “blocos”, bajo un penetrante sol tropical común durante el mes veraniego de febrero.

Para el lunes por la noche, con el sol ya oculto pero el calor aún en el aire, las principales escuelas de samba de Río dieron su mejor esfuerzo en el Sambódromo, donde desfilaron 700 metros (media milla) ante miles de espectadores.

“Todas estas escuelas son sorprendentes”, dijo Celso Pinheiro, un contador que observaba los desfiles. “Son distintas, de la misma forma en que hay tantos festejos distintos de Carnaval”.

Portela, la escuela campeona del año pasado, presentó el lunes la historia de los judíos que huyeron a Brasil de la persecución que sufrían en Europa, sólo para entonces enfrentar discriminación de parte de los colonizadores portugueses.

Se esperaba que Beija-Flor de Nilopolis, que se presentaría más tarde, tuviera a un drag queen como su atractivo principal. Pabllo Vittar tiene varios videos que han sido vistos millones de veces en YouTube, incluido uno, “Todo Dia”, que atrajo 216 millones de espectadores.