Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- "Piensa en una mujer que amas"Elige, quizá, a una mejor amiga que te cancele el plan que tenían unos minutos antes de verse, una colega de trabajo que llegue tarde, que discuta, o una hermana que tiene atracones de comida durante dos semanas al mes.Piensa en una novia que te grita porque la abrazaste igual que cualquier otro día, o que no quiere verte, o en una socia que, de pronto, quiera renunciar al proyecto que tienen juntas. Piensa en una esposa que no pueda dormir o a quien ves al regresar del trabajo todavía en cama porque no pudo pararse para ir a trabajar también.Piensa en una compañera de escuela que no puede concentrarse en absolutamente nada.

Piensa en una mujer que amas que se suicidará porque vive todo ello durante la mitad de su vida.

Si tuvieras que elegir a una mujer de tu vida para que viviera esto, ¿a quién elegirías? ¿Podrías?

1 de cada 20 mujeres o personas con vulva en el mundo viven con Trastorno Disfórico Premenstrual. El TDPM es un desorden de ánimo con síntomas que aparecen durante la fase premenstrual o lútea del ciclo menstrual y dura hasta que llega el sangrado. Es decir, dura de una semana a dos cada mes. y en esos días, la mujer o persona con vulva que lo vive experimenta una reacción negativa severa a los aumentos y disminuciones naturales del estrógeno y la progesterona. Estos síntomas pueden empeorar en eventos que tienen que ver con la reproducción, como la menarquía, el embarazo, el parto, los abortos o la menopausia.

Para poder ser diagnosticada, la persona debe vivir al menos 5 de los siguientes síntomas:

- Tristeza, desesperación o pensamientos suicidas

- Tensión o ansiedad

- Ataques de pánico, cambios de humor o llanto frecuente

- Irritabilidad o enojo que afecta a otras personas

- Pérdida de interés en actividades diarias o relaciones

- Problemas para pensar o concentrarse

- Cansancio o disminución de la energía

- Antojos o atracones de comida

- Problemas para dormir

- Sensación de pérdida de control

- Síntomas físicos, tales como hinchazón, sensibilidad en los senos, dolor de cabeza, y dolor muscular o de articulaciones.

La forma de diagnosticar es con el registro durante un par de meses de los síntomas percibidos y el acercamiento con un profesional de la salud para recibir orientación. Existen algunas aplicaciones, como Me V PMDD, que cuentan con registros para ello.

Aunque no existe cura para el TDPM, sí existen tratamientos que pueden acompañar a la persona a que los síntomas afecten lo menos posible su vida, incluyendo hormonas y terapia psicológica.

El TDPM causa muchísimo daño a aquellas personas que lo viven e incluso aquellas a su alrededor. Las personas con este trastorno han reportado el abandono repentino de trabajo o relaciones, el aumento de pensamientos suicidas y la automutilación. El índice de mujeres que cometen suicidio llega al 30% de aquellas que lo padecen.

Algunas estadísticas indican que, aunque 1 de cada 20 mujeres vive con TDPM, el 90% no sabe que lo tiene, ya sea porque el estigma que existe alrededor del tema de salud mental y de menstruación no permite que se hable acerca de los síntomas, o porque es mal diagnosticado por la poca información profesional acerca del tema.

Considerando que una mujer o persona con vulva vive un aproximado de 450 periodos en su vida, el diagnóstico y la atención son de vital importancia. Existen organizaciones como la Asociación Internacional de Desórdenes Premenstruales (​https://iapmd.org/​) que cuentan con apoyo en línea a aquellas personas que lo padecen o que requieren ser diagnosticadas, especialmente considerando que todo lo relacionado con el Coronavirus ha demostrado aumentar los síntomas. La empatía y la apertura permitirán que este tema llegue a más personas para que en encuentren un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado. Hablemos de esto.