Tags:

NUEVO LEÓN.- La séptima edición de la subasta de prendas deportivas de los Rayados del Monterrey, realizada por Cruz Rosa, en conjunto con Gimau, Casa de Subastas, en pro de mujeres de escasos recursos diagnosticadas con cáncer de mama, permitió la recaudación de 167 mil 200 pesos.

Los postores, particularmente coleccionistas aficionados al plantel albiazul, se dieron cita en El Capitolio Eventos, donde, previo registro, compitieron en la puja por artículos, principalmente playeras, y colaboraron en esta noble causa.

Una a una, las playeras, utilizadas en la jornada 14 del pasado 20 de octubre contra el Guadalajara, y artículos deportivos como balones y tachones, fueron subastados.

Los jerseys más cotizados en la subasta dirigida por Guillermo Garza Fernández, director de Gimau, Casa de Subastas, fueron los del delantero, Rogelio Funes Mori (7) y el portero, Marcelo Barovero (1), ambos argentinos; los postores ganadores desembolsaron 39 mil y 23 mil pesos, respectivamente.

La sudadera de Luis Cárdenas (22), portero suplente, se la llevaron por 12 mil 500 pesos; el resto de las playeras fueron adquiridas en menos de 10 mil pesos, como fue el caso de la del delantero holandés, Vincent Jansen, que se subastó en nueve mil pesos; otras como la del mundialista, Miguel Layún, sólo rebasaron los tres mil pesos.

Adicional a lo anterior se subastó una visita al Barrial, sede de entrenamiento de los Rayados del Monterrey y un recorrido para dos adultos y 15 niños al interior del estadio BBVA, aunado a rifas de artículos diversos para los asistentes al evento que tuvo como lema “Levantemos los brazos, ganémosle juntos al cáncer de mama”.

Esta edición de camisetas subastada es exclusiva para mostrar el apoyo hacia las mujeres que padecen cáncer y a la labor que desempeña la Cruz Rosa, al contar con un símbolo de la lucha contra el cáncer, un bordado que hace alusión al juego.

Asimismo, tienen un diamante natural incrustado, cuya información sobre condición, tamaño, peso y color, fue confidencial para quien la adquirió, así como un certificado de autenticidad de GIMAU, Casa de Subastas.

Al final, Karla Garza de Sada, promotora del proyecto en pro de mujeres con cáncer de mama, acompañada de la presidenta de Cruz Rosa, Janet Schwarz Tishman, agradeció una vez más el apoyo a esta causa y que permitirá cubrir 13 becas, cada una para una paciente y un familiar, durante 65 días de su tratamiento oncológico, a través de un albergue especializado.

En dicho sitio, Cruz Rosa brinda hospedaje, alimentación sana y balanceada, atención psicológica, asesoría médica y nutricional, enfermería nocturna, apoyos en medicamentos, tratamientos o estudios radiológicos y transportación a los hospitales.