Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El actor Cameron Boyce, quien alcanzó la fama con su papel de “Luke Ross” en la serie de televisión Jessie, tuvo “una muerte súbita inesperada por la epilepsia” que padecía, confirmó la Oficina Médica Forense del Condado de Los Ángeles.

De acuerdo con un informe de esta instancia, "el 8 de julio se realizó una autopsia y se aplazó la causa y la forma de muerte.

“Después de pruebas adicionales, se determinó que la causa del fallecimiento fue la muerte súbita e inesperada del paciente epiléptico", señala el documento, en el que se certifica la muerte por causas naturales.

Tras el deceso del actor de 20 años, ocurrido el pasado 6 de julio, la familia adelantó que Boyce murió mientras dormía “a causa de una convulsión ocasionada por una enfermedad de la que se estaba tratando”.

Leer más

Reportes de E! News indican que las pruebas toxicológicas mostraron que el joven actor únicamente dio positivo para Levetiracetam, un medicamento anticonvulsivo de uso común.

Además, se dio a conocer que el artista tenía un historial de epilepsia “no traumática” durante tres años y había sufrido “varias convulsiones importantes” a lo largo de ese tiempo.

La declaración de un testigo, incluida en el informe de la autopsia, señala que se sabía que Boyce estaba vivo “poco después de la medianoche” del 6 de julio.

Boyce debutó a los nueve años con la película Reflejos (2008), dirigida por Alexandre Aja, un “remake” de la cinta sudcoreana Geoul Sokeuro (2003).

Junto a Adam Sandler y Salma Hayek, protagonizó a los 11 años la película de comedia Son como niños (2010) y Son como niños 2 (2013), dirigida por Dennis Dungan, pero fue con sus papeles en la serie Jessie y en Los descendientes que alcanzó mayor fama.

Asimismo, Cameron Boyce apareció en la película Eagle Eye (2008) y prestó su voz para el personaje de “Jake” en la producción Jake y los piratas del país de Nunca Jamás, en su versión original.