Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Un empresario de California que se supone que condujo a la estrella de “Full House” (“Tres por tres”) Lori Loughlin y a su esposo diseñador de modas Mossimo Giannulli al jefe de la banda de defraudadores para admisiones universitarias admitió el lunes pagar 40.000 dólares para cambiar la calificación de su hija en un examen de admisión.

Mark Hauser, un ejecutivo de seguros e inversiones fue alguna vez jefe de la junta directiva de la secundaria donde estudiaban las hijas de los famosos y se convirtió en el 29º padre de familia en declararse culpable de participar en el escándalo que involucra importantes universidades en el país.

Los abogados de Loughlin y Giannulli dijeron en sus audiencias de sentencia el mes pasado que Hauser fue quien recomendó que trabajaran con el consultor de admisiones en el meollo del fraude.

Hauser no había sido nombrado públicamente en el caso. Los fiscales revelaron el cargo en su contra horas después de que terminaran las audiencias de sentencia de Loughlin y Giannulli.

Loughlin fue sentenciada a dos meses en prisión por pagar medio millón de dólares para que sus dos hijas entraran a la Universidad del Sur de California como integrantes del equipo de remo a pesar de que ninguna practicaba el deporte. Giannulli fue sentenciado a cinco meses. Se deben presentar en la prisión el 19 de noviembre.