Tags:

ARGENTINA.- Un video de la campeona olímpica Paula Pareto ejercitando los brazos colgada de una mesa de madera causó simpatía entre los miles de sus seguidores en redes sociales. Pero también puso en evidencia las serias dificultades de los atletas argentinos para mantenerse en forma durante la pandemia de coronavirus.

Después de tres meses encerrados en sus casas, la judoca de 34 años y otros deportistas __más de 140__ ya clasificados a los próximos Juegos Olímpicos de Tokio lograron torcerle el brazo al gobierno de Alberto Fernández para volver a los entrenamientos en medio de la férrea cuarentena obligatoria que rige desde el 20 de marzo, un beneficio que el fútbol, deporte “rey” del país, todavía no ha conseguido.

A pocas cuadras del estadio Monumental de River Plate, que permanece cerrado desde hace cien días, en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD) una veintena de atletas entre judocas, gimnastas, esgrimistas y jugadores de hockey sobre césped se entrenan bajo estrictos protocolos sanitarios desde la semana pasada.

“Estoy entrenando sola, con mi entrenadora porque todavía la distancia social hay que respetarla y obviamente no podemos hacer yudo”, explicó Pareto, medalla de oro en Río 2016, a SNTV. “Pero ya hay un cambio de aire”.