Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Las fuentes anónimas en documentales a menudo han sido reducidas a una figura oscura, con la voz distorsionada, o peor aún, una mancha pixelada.

Pero con la ayuda de tecnología digital avanzada, un nuevo documental que se estrenó el martes en HBO ha hecho un gran esfuerzo para preservar el secreto de sus fuentes sin dejar de expresar su humanidad.

“Welcome to Chechnya”, dirigida por David France, trata sobre un ducto subterráneo creado para rescatar a chechenos LGBTQ de la república rusa donde el gobierno ha librado por años una campaña antigays. En Chechenia, una región predominantemente musulmana en el sur de Rusia gobernada con mano dura por Ramzan Kadyrov, personas LGBTQ han sido detenidas, torturadas y asesinadas.

France, el cineasta detrás de “How to Survive a Plague” (“Cómo sobrevivir una plaga”) y “The Death and Life of Marsha P. Johnson”, trabajó en secreto con la Russian LGBT Network, un grupo creado para salvar a chechenos gays y encontrarles asilo en el extranjero. Pero el realizador tenía un dilema: no podía revelar las identidades ni los rostros de los personajes principales; sus vidas dependían de permanecer anónimos.

France quería mostrar de algún modo las pruebas que ellos sufrían. Esta era una tragedia que necesitaba un rostro, y eso significaba que ninguno de los viejos métodos para mantener el anonimato funcionaría.