Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Gina Prince-Bythewood sabe lo que es una buena batalla. La directora de “Love & Basketball” ha sido una deportista toda su vida, pero también es amante de las películas de acción. Así que cuando empezó a soñar con una pelea a puño limpio entre Charlize Theron y KiKi Layne en la nueva película de Netflix “The Old Guard” (“La vieja guardia”), sus expectativas eran altas: hacer algo como la pelea en el baño de “Mission: Impossible—Fallout” (“Misión: Imposible - Repercusión”).

“Es una escena de pelea perfecta. Quería que la nuestra fuera tan genial como esa”, dijo Prince-Bythewood. “Queríamos que el público sintiera como que estaba en la pelea, que sintiera los golpes en la pared”.

Para ella, eso significaba no hacer trampa con “paredes voladoras” en el avión donde ocurre la pelea, que ayudarían a mover la cámara más fácilmente, o depender mucho en los dobles de acrobacias, a los que tendría que editar.

La presión era enorme. Era la primera escena que filmaba de su primera cinta de acción de alto presupuesto, con un presupuesto 10 veces mayor al de su última película. Sólo tenía cinco días para hacerla, mientras que el equipo de “Mission: Impossible” tuvo un mes. Y era un momento histórico: antes de “The Old Guard”, ninguna mujer negra había dirigido una película basada en un cómic. Prince-Bythewood estaba muy consciente de este hito.

“El hecho de que todavía tengamos ‘primeros’ es ridículo”, dijo la realizadora en una entrevista telefónica reciente. “Sabía que podía hacerlo. Hollywood simplemente no me ha alcanzado aún”.