Foto: Archivo
Foto: Archivo

COAHUILA.- El Colegio Cervantes, institución donde ocurrió un tiroteo donde un alumno y una maestra perdieron la vida y otros seis salieron heridos, retomará clases bajo un protocolo casi blindado.

Detectores de metal, loncheras transparentes lapiceras para casa y escuela, son algunas de las normas que implementará el colegio para mantener la seguridad de los estudiantes y docentes.

en un comunicado lanzado por la institución se pusieron varios puntos imperantes para el reinicio de clases, entre los cuales figura que los alumnos no podrán portar mochilas o loncheras a menos de que sean transparentes, además el ingreso de los pequeños ahora será por medio de arcos detectores de metal.

Aunado a los puntos expresados, el colegio dio a conocer que por medio de una carta mandada a la Secretaria de Educación Pública, se pide apoyo para la implementación del programa Mochila Sana y Segura.