Toño de Nigris, a 12 años del adiós a un trotamundos del futbol

Foto: Rayados
facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

Por: Sahid Hernández

lunes 15 noviembre 2021 - 01:40 p. m.

El 15 de noviembre del 2009 se recibió la noticia desde Grecia que el Tano había fallecido de un infarto fulminante.

MONTERREY, Nuevo León.- La mañana del 15 de noviembre del 2009 no fue igual para la Sultana del Norte. Desde Grecia llegó la impactante noticia de que Antonio de Nigris Guajardo había fallecido debido a un infarto fulminante. 

El jugador canterano más querido de los últimos tiempos en Rayados murió en Larisa, Grecia, por un padecimiento cardiaco congénito, por lo que ya se le había sugerido que dejara su carrera futbolística. 

De Nigris fue uno de los últimos ídolos forjados en las fuerzas básicas de los albiazules y un fiel representante del espíritu regiomontano, aguerrido, de lucha y pundonor, que lo caracterizó a lo largo de su carrera. 

A sus 31 años de edad, Toño dejó a su esposa Sonia y a su pequeña hija Miranda; así como a sus padres Alfonso y Leticia; y sus hermanos Lety, Poncho y Aldo, quienes no daban crédito a lo ocurrido. Lo mismo que la afición regiomontana. 

El 6 de febrero del 2000, el joven regio debutó en la Primera División en el Estadio Morelos, bajo las órdenes de Benito Floro, en una época deportiva difícil para los albiazules y con un marcador final de 5-0 favorable para Morelia

Y así fue lo que caracterizó la carrera del Tano, siempre remando contra la adversidad y sobreponiéndose a las dificultades que le presentaba el futbol y la vida en el camino. 

Iniciando el Torneo de Invierno del 2000, De Nigris marcó su primer gol con la playera del Monterrey en la J2, en un empate 2-2 frente al León en el Tecnológico

En la fecha 4 ante Puebla, Toño marcó un doblete y en el Estadio Azteca frente al América, volvió a hacer dos goles para darle el triunfo a los albiazules en el coloso de Santa Úrsula, después de una década. 

Finalizó ese torneo con 11 goles y para el Verano del 2001, marcó 9 tantos en el torneo regular y otro en la Liguilla, contabilizando 21 anotaciones en su primer temporada en el balompié nacional. 

Ese olfato goleador nato lo llevaron de inmediato a la Selección Mexicana, donde debutó con un golazo de antología frente a Brasil en el Azteca, bajo la tutela de Enrique Meza, en un empate 3-3 ante los amazónicos. 

De espíritu aventurero y gitano, el Tano recorrió tres continentes y siete países, para jugar en clubes como América, Pumas y Puebla en México; además de Once Caldas de Colombia o Santos de Brasil

En España estuvo con el Villarreal y el Polideportivo Ejido de la Segunda División; tuvo un paso frustrado por el futbol chino al descubrir que su contrato con el Shandong Luneng era falso. También militó en el Gaziantepspor, Ankaraspor y Ankaragücü en Turquía; finalamente en el AE Larisa, fue su último equipo.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?