Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- El enfriamiento de la economía y las limitaciones fiscales en México dificultarán la agenda de infraestructura del gobierno para impulsar el empleo y el crecimiento económico, considera Moody’s Investors Service.

La calificadora internacional de riesgo crediticio señala que el desarrollo de proyectos de infraestructura en América Latina se desacelerará en general en América Latina durante 2019-2020, y será lento.

En un nuevo informe, analiza los riesgos de negocios para mercados emergentes en Latinoamérica en varios sectores corporativos, y precisa que los mercados emergentes en 2019 afrontan un menor crecimiento global, cambios en las políticas comerciales y riesgos geopolíticos.

"El estrés de los negocios a partir de riesgos macroeconómicos variará de acuerdo a cada región, país e industria", dice la analista de Mooy’s, Marianna Waltz.

En materia de infraestructura, apunta que los fundamentos de infraestructura de Brasil se mantendrán estables hasta mediados o finales de 2020, a medida que la economía se recupera gradualmente.

En tanto, el débil crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y la menor actividad económica en Argentina tendrán incidencia sobre su demanda de electricidad y gasto público.

La evaluadora refiere que las regulaciones y los mandatos dificultarán el desarrollo de proyectos en el sector de petróleo y gas en Argentina y México, pero se han vuelto un poco más flexibles en Brasil, donde los fundamentos del sector de petróleo y gas son más positivos en 2019-2020.