Foto: Insider
Foto: Insider
Tags:

BRASIL.- La polémica sobre el regreso del delantero brasileño Robinho al Santos ganó un nuevo capítulo después de que el portal 'GloboEsporte' revelara el contenido de los pinchazos telefónicos que usó la Justicia italiana para condenarle a nueve años de prisión por violencia sexual.

Robinho y un amigo suyo, Ricardo Falco, fueron condenados en primera instancia por un tribunal de Milán por supuestamente participar en una violación colectiva contra una joven de origen albanés, de 23 años, en una discoteca de la ciudad italiana.

El suceso ocurrió en 2013, cuando el extremo jugaba en el AC Milán, pero la condena no llegó hasta 2017, cuando militaba en el Atlético Mineiro brasileño, y desde entonces no ha pisado Italia.

Robinho siempre negó las acusaciones y admitió que tuvo sexo oral con la víctima, pero que fue consentido.

Sin embargo, los pinchazos telefónicos filtrados por 'GloboEsporte', los cuales aparecen transcritos en la sentencia de la justicia italiana, corroboraron la versión acusatoria de la joven.

En una de esas conversaciones, el músico Jairo Chagas, que actuó en el local la noche de la violación colectiva, expresó a Robinho su preocupación sobre el avance de la investigación, a lo que el jugador brasileño respondió: "Me río porque me importa un comino, la mujer estaba completamente borracha, ni siquiera sabe lo que pasó".

"Menos mal que existe Dios porque yo ni toqué a la joven", indicó para reconocer en la secuencia que vio a algunos de sus amigos "joder" a la víctima, pero no él.

"Eran cinco encima de ella", completó.

En otra llamada, Robinho llegó a reconocer que "intentó" el coito, frente a lo cual el músico le recordó lo siguiente: "Yo te vi cuando colocaste el pene dentro de su boca".

"Eso no significa follar", respondió el futbolista.

La investigación también recopiló otras conversaciones con amigos del exjugador del Real Madrid que estuvieron presentes en la discoteca y que también se mostraron preocupados con el caso.