Foto: Archivo
Foto: Archivo
Tags:

COSTA RICA.- Los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica pidieron perdón por los casos de abuso sexual protagonizados por sacerdotes católicos y por la manera en que la Iglesia Católica costarricense ha atendido el tema hasta el momento.

“Nosotros los Obispos, junto con todo el Pueblo de Dios, pedimos perdón por estos crímenes que han dañado gravemente a los más pequeños del rebaño del Señor”, dice el tercer punto de un pronunciamiento emitido el viernes. “Sin querer juzgar el pasado, admitimos humildemente que no siempre se ha dado la atención debida a estos delitos, ni su lugar a las víctimas de los mismos y sus familias”, añade el documento.

La Iglesia Católica costarricense ha sido sacudida en las últimas semanas por varias denuncias de abuso sexual en contra de sacerdotes y varias acciones judiciales para investigar estos delitos. El primer caso fue el de Mauricio Víquez, sacerdote que en algún momento llegó a ser el vocero de la Iglesia costarricense en temas de familia y que ha sido acusado por varias personas de haber abusado de ellas mientras eran menores de edad.

Sobre Víquez pesan dos denuncias penales y fue sometido al “proceso canónico” de la Iglesia, de la que fue expulsado el 25 de febrero. El ahora exsacerdote se dio a la fuga y se encuentra fuera de Costa Rica, por lo que pesa en su contra una orden de captura internacional.