Tags:

NACIONES UNIDAS.- La IV Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-4) concluyó hoy en la capital keniana con un acuerdo general provisional que busca poner fin a la contaminación marina por plásticos y microplásticos, el cual entraría en vigencia en 2030.

El ministro estonio de Medio Ambiente, Siim Kiisler -hasta este viernes presidente rotatorio de la UNEA-, indicó que pese que el pacto provisional entrará en vigor en 2030, y no en 2025 como estaba previsto inicialmente, "es un buen acuerdo".

Tras cinco días de trabajos en Nairobi, donde se reunieron más de cinco mil representantes y autoridades de 193 países, la UNEA-4 aprobó una declaración ministerial final para “aumentar los esfuerzos mundiales y atajar desafíos medioambientales comunes”.

“Estamos dispuestos a aumentar nuestros esfuerzos de forma ambiciosa para atajar los desafíos medioambientales comunes, incluidos aquellos relacionados con la salud, de una manera equilibrada e integrada”, se indicó en el documento, consensuado en el último momento.

El acuerdo para la eliminación de la contaminación marina del plástico y de los microplásticos se aprobó con la reticencia de Estados Unidos, que cree que la lucha contra esto debe hacerse “dentro de un contexto”.

El compromiso con la batalla contra los plásticos incluye la eliminación de los de un solo uso para 2030, de acuerdo con la declaración, por lo que se trabajará con el sector privado para encontrar alternativas asequibles y ecológicas.