Tags:

ESTADOS UNIDOS.- La organización nacional Mi Familia Vota ha estado involucrada desde hace tiempo en cuestiones de derechos electorales y otras cuestiones de compromiso cívico en Estados Unidos, pero este año añadió una nueva iniciativa: reclutar trabajadores electorales bilingües.

El grupo con sede en Phoenix se unió a organizaciones activistas, grupos sin fines de lucro e incluso negocios a lo largo y ancho del país que tratan de persuadir a los jóvenes para que trabajen en centros de votación, sobre todo si son bilingües.

El coronavirus ha cambiado la forma en la que los funcionarios electorales reclutan a los trabajadores, quienes generalmente eran adultos de más edad y que por lo tanto son más vulnerables a desarrollar síntomas graves del COVID-19.

Mediante campañas digitales de reclutamiento y con el respaldo de celebridades, varios grupos promueven los puestos como algo fundamental para la democracia. Empresas grandes como Old Navy también se han unido, ofreciendo a sus empleados tiempo libre remunerado para trabajar en los centros electorales.

Eduardo Sainz, director de Mi Familia Vota en Arizona, dijo que garantizar que los trabajadores electorales puedan comunicarse en español es algo fundamental incluso en un estado en el que la mayoría de las personas vota por correo o deposita su sufragio en las urnas electorales. Los votantes nuevos parecen particularmente reacios a confiar su voto al Servicio Postal.

“Una y otra vez, debido a las barreras de lenguaje o a la intimidación, nuestra comunidad fue rechazada en las urnas”, comentó Sainz.

El grupo ha recurrido a sus seguidores en las redes sociales y se ha asociado con la cadena televisiva Univision para alcanzar su objetivo de reclutar a 200 trabajadores hispanohablantes en los condados de Pima y Maricopa.