FILIPINAS.-El papa Francisco confesó que quedó "conmovido" durante su visita a la casa hogar en la que encontró en Manila a unos 300 niños salvados de la calle.

Hoy me he quedado conmovido, cuando tras la misa visité a los niños solos, sin familia. ¡Cuánta gente trabaja en la Iglesia para que tengan una familia estos niños
Papa Francisco

El papa encontró por sorpresa a unos 300 niños filipinos que vivían en situación de calle que han sido ayudados por la asociación Ank-Tnk y a quienes abrazó e incluso sentó en sus rodillas.

El centro, que está dirigido por un sacerdote francés, recibiría a Francisco con unas 20 de niñas, pero llegaron niños de otras de estas casas para ver al Papa.

Su Santidad habló con ellos en español y los niños, de entre 6 y 10 años, no dudaron en abrazar al papa, besarle e incluso dos de ellos, los más pequeños, se sentaron en la rodillas del pontífice.

Hubo cantos de los pequeños y también le entregaron algunos regalos.