Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- México y Centroamérica están en alerta tras el fuerte terremoto de magnitud 8.2 en la escala de Richter que sacudió el territorio mexicano y que, hasta el momento, ha dejado 58 muertos y cuantiosos daños.

En Guatemala se reportaron 4 heridos y más de 3 mil 500 damnificados.

El movimiento telúrico tuvo su origen a 33 kilómetros de profundidad, con epicentro a 119 kilómetros al sur-suroeste de Tres Picos, México, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El USGS hace un registro de los terremotos y aquí te contamos los que superaron los 8.3 en la escala Richter.

Con 8.3: en Mongolia central y occidental en 1905; en las Islas Aleutianas, Alaska, en 1906; en Mindanao, Filipinas, en 1918; en la región fronteriza de Gansu-Ningxia, China, en 1920; en la Península de Alaska, en 1938; cerca de la costa sur del oeste de Honshu, Japón, en 1946; en las Islas Kuriles, en 1958; al sur de Sumbawa, Indonesia, en 1977; en las Islas Kuriles, otra vez, en 1994; Hokkaido, Japón en 2003; en las Islas Kuriles, una vez más, en 2006; en el Mar de Okhotsk, en 2013; y otro a 48 kilómetros al oeste de Illapel, Chile, en 2015.

Los registros marcan que, en 1923, cerca de la costa este de la península de Kamchatka, Rusia, se registró un sismo de 8.4, el cual desencadenó un tsunami de 8 metros que causó daños considerables. El tsunami alcanzó los 6 metros en Hawaii, causando al menos una víctima mortal.

Después, en 1933, otro sismo de 8.4 se generó en la costa este de Honshu, Japón. El terremoto hizo poco daño, pero el tsunami que se produjo destruyó más de 7 mil hogares a lo largo de la costa norte nipona, de los cuales más de 4 mil 885 fueron arrastrados.

El número de muertos llegó a mil 522 personas, mil 542 desaparecidas, y 12 mil 53 heridos.

En 2001, le tocó a la zona cercana a la costa del sur de Perú y dejó 102 personas muertas, incluyendo 26 que murieron como consecuencia del posterior tsunami, que también causó la desaparición de 70 personas.

Posteriormente, al sur de Sumatra, Indonesia, se registró en 2007, otro de esa magnitud.

Los sismos de 8.5 han sido menos frecuentes: uno fue en 1922 en Atacama, Chile, que dejó un saldo de aproximadamente de mil 500 muertos y de 2 mil heridos; en 1938 fue en Banda Sea, y en 1963 en las Islas Kuriles, el cual fue seguido por otro de 7.8 siete días más tarde. Ambos terremotos originaron un tsunami que se observó alrededor de la parte norte del Océano Pacífico.

Los que han registrado 8.6: al sur de Alaska en 1946; en la región fronteriza oriental de Xizang-India, en 1950; en las Islas Andreanof, Alaska en 1957; al norte de Sumatra, Indonesia, en 2005; y en la costa oeste del norte de Sumatra en 2012.

En la escala de 8.6 tenemos los sismos al sur de Alaska en 1946; en la región fronteriza oriental de Xizang-India en 1950; al norte de Sumatra, Indonesia en 2005; y en la costa oeste del norte de Sumatra en 2012.

Con 8.7, sucedió uno en las Islas Rata, Alaska, en 1965, que provocó un tsunami de más de 10 metros de altura en la Isla Shemya.

De 8.8 solamente se han dado dos: en 1906 cerca de la costa de Ecuador y en 2010, frente a las costas de Biobío, Chile. Este último sismo, que fue percibido con fuerza por cerca del 80 por ciento de la población chilena, dejó una cifra estimada de 2 millones de damnificados, más del 10 por ciento de la población del país.

De 9.0, hay un registro frente a la costa este de la Península de Kamchatka, Rusia, en 1952.

De 9.1, en la costa oeste del norte de Sumatra, en 2004 y, en 2011, cerca de la costa este de Honshu, Japón.

El terremoto en territorio nipón fue el más potente sufrido en ese país hasta la fecha​, así como el cuarto más potente del mundo, de todos los terremotos medidos.

Tras ese seísmo, se declaró el estado de emergencia en la central nuclear de Fukushima 1 de la empresa Tokyo Electric Power a causa de la falla de los sistemas de refrigeración de uno de los reactores, en un principio se habían evacuado a los 3 mil pobladores en un radio de 3 km del reactor.

De 9.2, el registro muestra uno al sur de Alaska, en 1964. Es considerado el terremoto más poderoso registrado en Norteamérica, y el segundo más fuerte en la historia de la humanidad.

Este gran terremoto y posterior tsunami causaron la muerte de 139 personas, 124 por el tsunami y por el sismo 15, y causó alrededor de 311 millones de dólares en pérdidas materiales.

El tsunami devastó muchas ciudades a lo largo del golfo de Alaska, de Canadá, a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos y en Hawaii, además, se registró en los mareógrafos en Cuba y Puerto Rico.

El más potente hasta el momento es de 9.5 y se vivió en Biobío, Chile, de 1960.

El sismo fue percibido en distintos puntos del planeta y produjo tanto un maremoto, el cual afectó a diversas localidades a lo largo del océano Pacífico, como Hawaii y Japón, como la erupción del volcán Puyehue, que cubrió de cenizas el lago homónimo.

Se estima que esta catástrofe natural costó la vida de entre mil 655​ y 2 mil personas, dejó damnificados a más de 2 millones.