ESTADOS UNIDOS.- Las autoridades estadounidenses investigan por qué un avión con falla en el motor arrojó combustible sobre una zona densamente poblada cerca de Los Ángeles mientras regresaba de emergencia al aeropuerto, cubriendo a decenas de menores con una bruma maloliente.

El vuelo 89 de Delta Air Lines con destino a Shanghái, un Boeing 777-200 con 181 pasajeros y tripulantes a bordo, regresó al aeropuerto internacional de Los Ángeles minutos después de despegar el martes.

El piloto reportó una falla en el compresor del motor derecho _ daño que puede suceder por mal funcionamiento o por impacto de un objeto externo, como un ave. El daño puede reducir la propulsión del motor o, en el peor de los casos, provocar un incendio.

Los aviones pueden despegar cargados, pero si deben aterrizar prematuramente por una emergencia, podrían verse obligados a liberar combustible para ser más ligeros y no sufrir daños al impacto.

Los controladores aéreos preguntaron a la tripulación si querían regresar de inmediato al aeropuerto o dar vueltas sobre el océano para “esperar y quemar combustible”, según una grabación de la comunicación por radio. “Vamos a avanzar”, respondió el piloto o copiloto.

Sin embargo, el avión después arrojó combustible mientras circulaba la zona conurbada de Los Ángeles para llegar al aeropuerto.