Trabajadores de la salud participan en una ceremonia de inicio de una campaña de vacunación puerta a puerta contra el COVID-19 en El Alto, Bolivia, el jueves 16 de septiembre de 2021. (AP Foto/Juan Karita)

Complican Evangélicos vacunación contra COVID

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

Por: Alejandro Villaseñor

jueves 16 septiembre 2021 - 07:16 p. m.

Las iglesias evangélicas le han ganado terreno a la fe católica, que sigue siendo mayoritaria y abiertamente favorable a la vacunación

LA PAZ, Bolivia — Las iglesias evangélicas complican los planes del gobierno de Bolivia en momentos en que la vacunación contra el COVID-19 se ha estancado por debajo del 50% de la población objetivo.

Grupos religiosos han demandado al gobierno que no obligue a la población a vacunarse pero no por razones religiosas sino por su derecho a decidir con libertad. Mientras, el gobierno inició el jueves su campaña de vacunación puerta a puerta en la ciudad de El Alto -vecina a La Paz- donde hay una baja vacunación por la fuerte presencia de grupos antivacunas.

“Estamos en contra de que se obligue a vacunar. Hay que dejarlo al libre albedrío”, dijo el jueves el pastor Luis Aruquipa en una declaración pública ante los medios y citó un pasaje de los Salmos: “Caminaré en libertad, porque me he dedicado a tus mandamientos”.

Aruquipa, quien decidió no vacunarse, ya había sido noticia antes al promover públicamente el uso del dióxido de cloro que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) han desaconsejado ante la falta de evidencia científica.

Las iglesias evangélicas le han ganado terreno a la fe católica, que sigue siendo mayoritaria y abiertamente favorable a la vacunación. El papa Francisco hizo un nuevo llamado la víspera a favor de las vacunas que es secundado por los obispos del país.

Para el gobierno el problema ya no es la disponibilidad de vacunas, sino el rechazo a ellas. “Nosotros le vamos a dar la oportunidad a la gente a que decida ser vacunada y no llegar a terapia intensiva con la enfermedad”, dijo el ministro Jeyson Auza en la inauguración de la vacunación casa por casa y pidió a la ciudadanía a que ponga el hombro para prevenir una cuarta ola.

Hasta el momento el gobierno apuesta a campañas persuasivas aunque algunos comercios privados, entre ellos varios bancos, piden portar el carnet de vacunación.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?