En esta imagen del 9 de octubre de 2014 se ve la camilla en la cámara de ejecución en la Penitenciaría Estatal de Oklahoma, en McAlester, Oklahoma. (AP Foto/Sue Ogrocki, Archivo)

Reanuda Oklahoma pena de muerte y ejecutan a preso

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

Por: Alejandro Villaseñor

jueves 28 octubre 2021 - 11:35 p. m.

John Marion Grant, de 60 años, quien fue amarrado a una camilla dentro de la cámara de ejecución

McALESTER, Oklahoma — Oklahoma puso fin a una moratoria de seis años a las ejecuciones, administrándole la pena de muerte a un hombre que se convulsionó y vomitó al recibir la inyección letal por el asesinato de una empleada de la cafetería de una prisión en 1998.

John Marion Grant, de 60 años, quien fue amarrado a una camilla dentro de la cámara de ejecución, comenzó a convulsionarse y vomitar después de que le administraron el primer fármaco, el sedante midazolam. Varios minutos después, dos miembros del equipo de ejecución le limpiaron el vómito del rostro y el cuello.

Antes de que se levantara la cortina para permitir que los asistentes vieran hacia la cámara de ejecución, se podía escuchar a Grant gritando “¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos!”. Gritó una serie de groserías antes de que comenzara la inyección letal. Se le declaró inconsciente unos 15 minutos después de que se le administrara el primero de los tres fármacos y fue declarado muerto unos seis minutos después, a las 4:21 de la tarde.

Es inusual que alguien vomite mientras es ejecutado, según los expertos.

Nunca había escuchado o visto algo así”, dijo Robert Dunham, director ejecutivo del Centro de Información sobre Pena de Muerte. “Es algo notable e inusual”.

Michael Grazy, un reportero jubilado de The Associated Press que aún cubre ejecuciones para la agencia como periodista independiente, ha visto la aplicación de la pena capital en unas 450 ocasiones. Señaló el jueves que sólo podía recordar un caso de alguien que vomitara mientras se le ejecutaba.

Ni el Departamento Penitenciario de Oklahoma, la fiscalía o el gobernador respondieron a preguntas sobre la reacción de Grant a los fármacos.

Grant fue la primera persona en ser ejecutada en Oklahoma desde que se llevaron a cabo una serie de inyecciones letales fallidas en 2014 y 2015. Cumplía una sentencia de 130 años en prisión por varios robos a mano armada cuando, según los testigos, arrastró a la empleada de la cafetería de la cárcel, Gay Carter, hacia un armario y la apuñaló en 16 ocasiones con un punta de fabricación casera. Fue sentenciado a la pena capital en 1999.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?