Tags:

ESTADOS UNDOS.- Mientras el gobierno del presidente Donald Trump en sus primeros días trataba de hacer aprobar políticas de inmigración más severas, al parecer calculó su posible impacto en la contienda presidencial de 2020, al tiempo que rechazaba las advertencias sobre la seguridad nacional realizadas por diplomáticos estadounidenses, de acuerdo con memos del Departamento de Estado dados a conocer el jueves.

Los documentos internos, publicados en un informe de senadores demócratas, ofrece un vistazo de la división entre diplomáticos de carrera y un nuevo gobierno ansioso por poner fin a un programa de protección para cerca de 400.000 centroamericanos y haitianos que habían estado viviendo en territorio estadounidense sin autorización legal.

Ante los desafíos legales, el gobierno de Trump ha dado marcha atrás, y el mes pasado extendió por un año el llamado estatus de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para migrantes mientras las cortes federales resuelven las disputas.

La aparente inyección de política electoral en lo que se suponía era una decisión de políticas sobre las protecciones humanitarias para los migrantes de algunos de los países más pobres y violentos del Hemisferio Occidental, vino del personal de planeación de políticas del entonces secretario de Estado Rex Tillerson, un grupo compuesto por personal de libre designación.