Tags:

GRECIA.- Varios buzos sacaron el miércoles del fondo de una presa en Chipre lo que las autoridades creen que son los restos de una niña que un asesino en serie confesó haber matado, informaron las autoridades.

El descubrimiento de los restos en descomposición de la menor, que se cree que es Sierra Grace, de 6 años de edad, podrían poner fin a la búsqueda que comenzó cuando un capitán del ejército chipriota confesó el 25 de abril haber matado a siete mujeres y niñas extranjeras.

El jefe del Departamento de Bomberos, Marcos Trangolas, dijo a The Associated Press que los restos, que estaban envueltos en una sábana y atados con una cuerda a un bloque de cemento, fueron encontrados entre cañas a 6 metros (20 pies) de profundidad en la presa, que era parte de una antigua mina de pirita de cobre.

Se cree que ella es la séptima y última víctima del asesino en serie, de 35 años de edad.

Trangolas informó que los buzos hicieron la búsqueda en el lugar exacto que el sospechoso señaló a los investigadores previamente el miércoles luego de ser llevado al lugar. La policía ha dicho que no ha encontrado pruebas que indiquen que el sospechoso haya matado a alguien más, pero los investigadores siguen tratando de localizar a cualquiera que haya estado en contacto con él a través de internet.

El oficial del ejército, a quien la policía aún no ha identificado formalmente, habría entrado en contacto con varias de sus víctimas a través de salas de chat en línea.