Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El líder de un pueblo indígena de Arizona se puso emotivo el miércoles mientras hablaba ante una comisión del Congreso de Estados Unidos sobre el dolor que sienten los miembros de su tribu por las explosiones que las autoridades están llevando a cabo en tierras que consideran sagradas para construir una parte del muro del presidente Donald Trump en la frontera con México.

“Nadie venera más a los veteranos del ejército que los O’odham, sin embargo, dinamitar estos sitios sagrados y de sepultura es lo mismo que demoler el Cementerio Nacional de Arlington o cualquier otro cementerio”, dijo Ned Norris, presidente de la Nación Tohono O’odham, a los legisladores de Washington.

Su testimonio se produjo horas después de que el gobierno realizó una nueva ronda de explosiones cerca de la frontera sur del país mientras un grupo de periodistas invitados observaba. Hace unas semanas, los equipos de construcción comenzaron a dinamitar y limpiar algunos cerros para construir un muro de acero de 9 metros (30 pies) de altura y 18 metros (18 pies) de ancho en el Monumento Nacional Organ Pipe Cactus.

Grupos ambientalistas también criticaron el trabajo en el sitio que forma parte del sistema de parques nacionales y que recibe su nombre por sus cactus que asemejan los tubos de los órganos y son un ejemplo en gran parte intacto del hábitat del desierto de Sonora.

“Es difícil ver las explosiones que mostraron en video hoy porque sé, en el fondo de mi corazón, que nuestros ancianos nos han dicho: eso es hogar de nuestros ancestros”, dijo Norris con un nudo en la garganta.

El gobierno federal dijo que supervisores arqueológicos que trabajan con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército no han encontrado algún indicio de sitios sagrados o de sepulturas en la zona. El secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional Chad F. Wolf comentó al Congreso el martes que planea viajar pronto para reunirse con la tribu y discutir sus inquietudes.