Tags:

MARRUECOS.- El Papa Francisco llegó este sábado a Rabat para iniciar una visita simbólica de dos días casi 33 años después del viaje que realizó el papa Juan Pablo II en 1985 a Marruecos.

A su llegada, Francisco fue recibido por el rey Mohamed VI que estaba acompañado de su hijo, el príncipe heredero Moulay Hassan, y el hermano del monarca, el príncipe Moulay Rachid.

Mohamed VI y Francisco intercambiaron algunas palabras antes de dirigirse a la sala del aeropuerto donde al pontífice se le ha hecho la tradicional ofrenda de bienvenida con leche y dátiles.

Acto seguido, Mohamed VI y Francisco se dirigieron a la explanada de la emblemática Torre Hasán donde los dos pronunciaron discursos en un día marcado por las lluvias.

Francisco sostuvo en su primer discurso de su visita a Marruecos que el fenómeno de la inmigración no se resuelve construyendo barreras o negando la asistencia, y abogó por buscar los medios para erradicar las causas que obligan a estas personas a dejar sus países.

Tras escuchar al rey Mohamed VI, el Papa afirmó que la llegada de estas personas que huyen "nunca encontrará una solución en la construcción de barreras, en la difusión del miedo al otro o en la negación de asistencia a cuantos aspiran a una legítima mejora para sí mismos y para sus familias".

Ustedes saben cuánto me preocupa la suerte, a menudo terrible, de estas personas que en gran parte no dejarían sus países si no estuvieran obligadas a hacerlo",
Papa Francisco

Recordó que el pasado diciembre se celebró la conferencia para un Pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular y se aprobó un documento, pero que "queda mucho por hacer".

Pues, insistió, que "es necesario pasar de los compromisos contraídos con ese documento" a un" cambio de disposición hacia los migrantes, que los afirme como personas, no como números, que reconozca sus derechos y su dignidad en los hechos y en las decisiones políticas".

Pero sobre todo que "la grave crisis migratoria que se está viviendo" es una "llamada urgente para que todos busquemos los medios concretos para erradicar las causas que obligan a tantas personas a dejar su país, su familia y a encontrarse fuertemente marginadas, rechazadas"

Instó a Marruecos, en el que actualmente hay 80 mil inmigrantes subsaharianos, según datos de Naciones Unidas, y muchos de ellos viviendo en campos de refugiados tras su intento de llegar a España, a seguir siendo "un ejemplo de humanidad para los migrantes y los refugiados".

Francisco también destacó en su discurso que el motivo de su visita es el de "promover el diálogo interreligioso y el conocimiento recíproco entre los fieles de nuestras dos religiones".