Tags:

NACIONES UNIDAS.- Casi no han hablado de migraciones, violencia y narcotráfico. La brecha entre ricos y pobres y el acceso a las vacunas y asistencia económica para sortear la pandemia del COVID-19 han sido las grandes inquietudes de los líderes de América Latina ante la 75ta Asamblea General de las Naciones Unidas.

“Esta pandemia ha desnudado bastante la inequidad real del mundo en que vivimos”, dijo el miércoles el presidente hondureño Juan Orlando Hernández. “Hemos visto cuando existe escasa dotación de un medicamento que el país productor retiene la producción. Igual pasa con los equipos médicos: en algunos países han tenido producciones incautadas, para uso exclusivo, prohibiendo las ventas a otros países”.

“¿Y el resto de las naciones? ¿Qué se muera la gente?”, preguntó. “¿Con las vacunas qué va a suceder? ¿Quiénes tendrán acceso a ellas? ¿Ya existen listas de países para eso?".

América Latina es una de las regiones más afectadas por el nuevo coronavirus. Brasil, Colombia, Perú, Ecuador y Argentina figuran entre los diez países con más contagios. Y las economías de toda la región están sintiendo los efectos de la pandemia, que paralizó buena parte de las actividades y aumentó el desempleo.

Hasta el miércoles América Latina ha reportado 8,8 millones de casos del nuevo coronavirus y más de 327.800 fallecimientos.

“Es fundamental que las vacunas lleguen -en primer lugar- a las personas más vulnerables” y no sean acaparadas por los ricos, expresó la víspera el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.