Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, rechazó el miércoles la realización de un juicio político rápido al presidente Donald Trump, pero no descartó que eventualmente pudiera votar a favor de declarar culpable al mandatario.

Minutos después de que la Cámara de Representantes votara 232-197 a favor de iniciar un segundo proceso de juicio político a Trump, McConnell dejó entrever en un declaración que el juicio contra el mandatario en el Senado no comenzaría antes del 19 de enero, el próximo día de actividades de la cámara alta. También es el día previo a la investidura de Joe Biden como presidente y el momento en que los demócratas asumirán el control de la mayoría en el Senado. El calendario implica básicamente que McConnell está dejando el juicio político en manos de los demócratas.

“Simplemente no hay posibilidad de que un juicio justo y serio” pudiera concluir antes de que Biden tome posesión, escribió McConnell. Dijo que “lo más conveniente para nuestra nación” es que el gobierno dedique la semana entrante a “concentrarse completamente en facilitar una investidura segura y una transferencia ordenada del poder” a Biden.

En una carta dirigida a sus homólogos republicanos, McConnell reconoció que no tenía decidido si Trump debe ser declarado culpable del cargo presentado por la Cámara de Representantes de que incitó una insurrección al exhortar a sus simpatizantes que invadieron con violencia el Capitolio la semana pasada, lo que resultó en cinco muertes y la interrupción de las labores del Congreso.

“No he tomado una decisión final sobre cuál será mi voto, y pretendo escuchar los argumentos jurídicos cuando sean presentados ante el Senado”, escribió McConnell.

La aseveración de McConnell fue un marcado contraste con el apoyo —o a veces silencio— que había mostrado frente a gran parte de las acciones o dichos del mandatario durante su presidencia. McConnell se convertirá en el republicano más poderoso de Washington cuando el demócrata Biden asuma la presidencia. La nueva postura de McConnell podría facilitar que otros legisladores republicanos den la espalda al mandatario.