Tags:

ESTADOS UNIDOS.- La ministra de la Corte Suprema Ruth Bader Gingsburg, una gigantesca defensora de los derechos de las mujeres, falleció el viernes en su casa en Washington. Tenía 87 años.

Ginsburg murió de complicaciones de un cáncer de páncreas, informó la corte.

Su deceso seis semanas antes de las elecciones sin duda dará pie a una encendida controversia en torno a si el presidente Donald Trump debe nombrar, y el Senado confirmar, un remplazo, o si el cargo debe permanecer vacante hasta después de que se conozca el resultado de las elecciones presidenciales.

Trump se refirió a Ginsburg como una “mujer asombrosa” sin mencionar nada sobre cubrir su vacante en la Corte Suprema cuando conversó con la prensa al término de un acto en Bemidji, Minnesota.

Biden señaló que el ganador de los comicios de noviembre debe nombrar al sustituto de Ginsburg. “Sin duda, permítanme ser claro: los votantes deben elegir al presidente y el presidente debe escoger al magistrado que será sometido a consideración del Senado”, dijo Biden a la prensa después de regresar a Wilmington, Delaware, procedente de Minnesota, donde hizo escalas de campaña.

El ministro presidente John Roberts lamentó el fallecimiento de Ginsburg. “Nuestra nación ha perdido a una jurista de estatura histórica. Nosotros en la Corte Suprema hemos perdido a una colega entrañable. Hoy estamos de luto, pero con la confianza de que las futuras generaciones recordarán a Ruth Bader Ginsburg como la conocimos: una incansable y decidida defensora de la justicia”, aseveró Roberts en un comunicado.