AP Foto/Marco Ugarte
AP Foto/Marco Ugarte
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Las medidas de distanciamiento social y los exhortos para que los mexicanos se queden en casa no han generado una disminución en los crímenes violentos, informó el viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Se tenía la esperanza de que las estrategias implementadas a finales de marzo para contener la propagación del COVID-19 ocasionarían una reducción importante en la criminalidad, pero el mandatario indicó que eso no se ha reflejado en los números.

López Obrador dijo que la tasa obstinadamente elevada de homicidios se debe a la “confrontación de bandas. Se siguen disputando plazas, enfrentando entre ellos”.

Por otro lado, las autoridades no están viendo, según habían insinuado algunos, un incremento en la violencia doméstica luego de que la gente tuvo que confinarse en sus casas en una situación estresante, agregó.

La Asociación Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular pronosticó que los secuestros de camiones de carga en las carreteras podrían de hecho incrementarse hasta 50% durante la pandemia, en parte debido a la escasez de algunos bienes.

Aunque dichos secuestros han disminuido en los últimos meses, los grupos delictivos suelen orquestar robos a mano armada de tráileres completos con el fin de vender la mercancía en los mercados callejeros, los cuales abundan en todo México.

“Tememos que en los próximos meses, cuando la economía del país baje de nivel, se incremente la demanda de productos básicos a bajo precio como alimentos procesados, medicamentos, de higiene personal, calzado y ropa”, afirmó Víctor Manuel Presichi, presidente de la ANERPV, “y justo ahí, el ‘mercado negro’ se dinamiza para vender robado o apócrifo”.

Ya ha habido algunos saqueos, en los que ladrones se meten a tiendas en grandes grupos y se llevan televisiones y otros artículos.