Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- México "está un paso adelante" para enfrentar el COVID-19 respecto a otros países europeos, al tratar de que la curva de infección "sea más plana durante un periodo más largo", y ha tomado las medidas correctas para ello, aseveró este martes Cristian Morales, representante en este país norteamericano de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Creo que estamos un paso adelante ocupando esta experiencia que nos viene de los países por donde ya ha transitado esta enfermedad", manifestó el experto en una entrevista publicada por la OMS.

El funcionario internacional exaltó la forma en la que México ha escalonado los escenarios de la pandemia, al tiempo de afirmar que "van en el camino correcto".

Apenas este martes, el gobierno mexicano declaró la fase 2 de la pandemia de COVID-19, cuando hay transmisión comunitaria, y pronosticó que el brote se propagará lentamente, lo que permitirá que sea asumible para el sistema se salud nacional.

Destacó que, si se compara con lo que han hecho otros países como Italia, España, Francia y Alemania, que están viviendo situaciones muy complejas, México se está beneficiando de esas experiencias e incluso ha tomado medidas con antelación a la fase dos.

Pese a las críticas que ha tenido el gobierno mexicano de quienes consideran que ha actuado de manera tardía ante la contingencia, Morales señaló que en otros países las medidas de distanciamiento social se toman cuando "ya llevamos tres o cuatro veces más casos de los que había hasta hoy en México".

Por ello, felicitó a los gobiernos de los estados de México que, desde antes de que se declarara la fase 2, ya se habían posicionado de manera "muy clara y explícita" para disminuir este contagio de persona a persona, tomando medidas como el cierre de espacios públicos y la cancelación de clases.

Aseguró que en México sí se están cubriendo todos los casos sospechosos y que este país "ha sido totalmente coherente" con el llamamiento del director general de la OMS de hacer pruebas al 100 % de los casos sospechosos y de sus contactos.

Sin embargo, dijo que en esta fase 2 esto deberá cambiar, pues ahora deberá aplicar la prueba a cualquier persona que presente un síntoma relacionado con el COVID-19 y que haya estado en una zona donde hay transmisión comunitaria.

Asimismo, señaló que para afrontar esta situación los recursos financieron "deberían fluir sin restricción de la llamada política de austeridad".

Morales aceptó que en México se espera que un 6 % de los infectados requieran cuidados especializados "aunque podría ser un poco más" debido a la "altísima" tasa de diabetes tipo 2 y a la obesidad entre la población.

Esta última, dijo, está asociada con hipertensión, problemas respiratorios y varios tipos de cáncer, lo que hace que los mexicanos sean una población "que está más en riesgo".

El reperesentante de la OMS confió en que México logrará la "aplanar y prolongar la curva de infección", pero pronosticó que esta situación se mantendrá, por lo menos, hasta julio o agosto próximos.