Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Tras el anuncio del fallecimiento de la ministra de la Corte Suprema, Ruth Bader Ginsburg, políticos y ciudadanos de Estados Unidos lamentaron el hecho y emitieron mensajes al respecto.

Ginsburg anunció en julio que le harían quimioterapia debido a lesiones en su hígado, una de varias batallas contra el cáncer.

La ministra fue en sus últimos años la líder indiscutible del ala liberal de la corte y se había convertido en una especie de estrella para sus admiradores. Las mujeres jóvenes en especial parecían venerar a la abuela judía de la corte por su defensa de los derechos femeninos y de las minorías, y por la fortaleza y resistencia que mostraba frente a las pérdidas personales y las crisis de salud.

Sus problemas de salud incluyeron cinco peleas contra el cáncer que dieron inicio en 1999, caídas que resultaron en costillas rotas, la inserción de un stent para desbloquearle una arteria y varias hospitalizaciones después de que cumpliera 75 años.

Ginsburg se resistió a los llamados de los liberales de que se retirara durante la presidencia de Barack Obama en una época en la que los demócratas controlaban el Senado y era factible que se nombrar un sustituto con puntos de vista similares. Ahora, es casi seguro que Trump buscará que el sucesor de Ginsburg sea ratificado por el Senado bajo control republicano para hacer que la corte conservadora se incline aún más a la derecha.