ESTADOS UNIDOS.- En un ámbito inusual --una de las instalaciones militares más grandes del mundo-- se puede observar el funcionamiento de la Ley de Especies En Peligro de Extinción.

Allí, mientras estalla a la distancia un explosivo de casi 200 kilos (400 libras), la pequeña mariposa de Saint Francis Satyr revolotea entre los árboles lista para depositar hasta un centenar de huevos. En algún momento, esta mariposita marrón sobrevivía en un solo sitio en la Tierra: El polígono de artillería de Fort Braggs.

Ahora, gracias en buena medida a una ley de hace 46 años, se la ve en otros ocho sitios, en distintos sectores de la base del ejército. Y, si todo sale bien, pronto habrá un décimo hábitat.

Se trata de una de las mariposas más extrañas que hay, de las que tal vez quedan unas 3.000. Nunca habrá las suficientes como para sacarlas de la lista de especies en peligro, pero tampoco están a punto de extinguirse.

En algunos sentidos, la mariposita es un ejemplo ideal de las más de 1.600 especies que están cobijadas por la Ley de Especies en Peligro. Vivas, pero sin que les vaya demasiado bien.

Para algunos expertos, el solo hecho de tener a estas criaturas vivas es un indicio de que la ley funciona. Más del 99,2% de las especies protegidas sobreviven, según pudo revisar The Associated Press. Solo 11 fueron declaradas extintas y los expertos aseguran que todas, con un par de excepciones, se habían extinguido antes de ser incorporadas a la lista.

Por otro lado, solo 39 especies estadounidenses --un 2% del total-- han sido sacadas de la lista de especies en peligro debido a su recuperación, incluidas el águila calva, los halcones peregrinos y el caimán americano.