Tags:

ECUADOR.- Por primera vez en casi 80 días, Quito amaneció el miércoles con servicio de transporte público y gente con mascarillas en las calles buscando la forma de llegar a sus trabajos, aunque con restricciones de movilidad y labores.

Los quiteños iniciaron un riguroso confinamiento el 16 de marzo, que incluyó un toque de queda de 17 horas diarias y salidas una vez por semana para abastecerse, mientras el 70% del aparato productivo de Ecuador se mantenía paralizado.

A pesar de que hacia fines de mayo los hospitales de la capital estuvieron al borde de llegar a su máxima capacidad, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, decidió flexibilizar las restricciones aunque convocó a los ciudadanos a mantener el distanciamiento social y pidió que “toda actividad que se pueda hacer desde casa tiene que seguir manteniéndose".

"Hay que recordar que el virus está, parece que nos olvidamos... hay que salir con extremos cuidados sanitarios”, añadió.

La cuarentena fue declarada luego de las escenas registradas en la ciudad portuaria de Guayaquil, cuyo sistema hospitalario se vio superado por la cantidad de enfermos de coronavirus, lo que derivó en que decenas de cadáveres fueran abandonados en las calles o en sus residencias.