FILIPINAS.- Un fuerte tifón arrancó techos de lámina de las casas, inundó algunos poblados y provocó daños en un aeropuerto en las primeras horas del martes, mientras arrasaba por una región de Filipinas en la que decenas de miles de habitantes fueron evacuados.

Se pronosticaba que el tifón Kammuri pasara cerca de la isla de Mindoro, una provincia al sur de la metrópolis de Manila por la tarde, antes de avanzar hacia el mar de China Meridional. El Aeropuerto Internacional de Manila cerró operaciones durante lo que se prevé que sea el punto más alto del tifón al mediodía, cancelando o desviando vuelos.

Por la mañana del martes, meteorólogos filipinos señalaron que el tifón tenía vientos máximos sostenidos de 155 kilómetros por hora (96 mph) con ráfagas de hasta 190 kph (118 mph). Alertas de aguaceros prolongados y marejadas ciclónicas de hasta 3 metros (10 pies) de altura provocaron la evacuación de casi 90.000 personas de zonas costeras y bajas propensas a inundaciones súbitas y deslaves, según la Oficina de Defensa Civil.

“Nuestro objetivo es que no haya víctimas, y podemos lograrlo con evacuaciones preventivas”, dijo Ricardo Jalad, quien encabeza la agencia gubernamental de respuesta de desastres.

Las fuertes lluvias y vientos comenzaron al caer la noche en las provincias orientales de Albay, Sorsogon y Catanduanes, en donde el tifón tocó tierra. En el aeropuerto de la ciudad de Legazpi, en la provincia de Albar, partes del techo se colapsaron y se podían ver varias sillas tendidas en el área de pasajeros, en donde se rompieron algunos cristales. En otras zonas de Legazpi algunas casas perdieron sus techos de lamina y cayeron algunos árboles.