MÉXICO

El canal de lodo que ensució a toda América Latina tiene nombre: Odebrecht

La firma de la constructora brasileña dejó estancamiento en infraestructura, escándalos y muertes en todo el continente y a cinco años de hacerse descubierto la telaraña de corrupción aún no termina de desenredarse la historia.

El canal de lodo que ensució a toda América Latina tiene nombre: Odebrecht
FOTO: Alliance/DPA

Por: Brenda Hernández

viernes 31 diciembre 2021 - 09:00 p. m.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

CIUDAD DE MÉXICO.- Como si se tratara de un juego de sátira política, donde poco a poco todos los protagonistas van cayendo, el caso de corrupción que orquestó durante 20 años la constructora brasileña Odebrecht y que salió a la luz hace cinco años, le costó a Latinoamérica no solo retraso en sus grandes obras de infraestructura sino ver a algunos de sus mayores líderes políticos y empresariales irse desmoronando en lo que parece ser un abismo sin fondo.

Países como Brasil, Perú y Colombia han padecido los casos más dramáticos desde que el 21 de diciembre de 2016 el Departamento de Justicia de EE.UU. abriera la caja de pandora que dejaba al descubierto que Odebrecht pagó sobornos a presidentes, ex presidentes y funcionarios de 12 países de América Latina y África para obtener beneficios en contrataciones públicas.

Según un reporte publicado recientemente por EFE, uno de los primeros políticos que se vio afectado, fue el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) quien fue apresado en abril de 2018 y pasó 580 días tras las rejas acusado de corrupción y lavado de dinero. Sin embargo, recobró su libertad en 2019 y las condenas fueron anuladas este año por un tema de competencias, decisiones que lo devolvieron al ruedo político.

Una verdadera tragedia fue la que se vivió en Perú en abril de 2019, cuando el ex presidente Alan García (2006-2011) se suicidó para evitar ser detenido. También han sido implicados los ex presidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), así como la líder opositora Keiko Fujimori y otros políticos y empresarios.

A pesar del escándalo que ha Odebrecht ha significado en México, en el país no hay ningún político ha sido condenado por los sobornos, que sumaron más de 20 millones de dólares en los gobiernos de Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

El único que ha sido procesado y se encuentra en prisión preventiva desde el pasado mes de noviembre, es el ex director general de Petróleos Mexicanos (PEMEX) Emilio Lozoya, por haber recibido presuntamente 10,5 millones de dólares de Odebrecht durante la campaña y la presidencia de Peña Nieto.

Excusando la falta de actuación judicial de los personajes involucrados en en casos de corrupción durante tres sexenios, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha asegurado que esos sobornos estuvieron detrás de la aprobación de la reforma energética que abrió el sector a la inversión privada en 2013, por lo que también está en prisión preventiva el ex senador Jorge Luis Lavalle Maury, pero no todos los ex funcionarios ni empresarios que participaron en estas maniobras de recursos.

Sin importar su solvencia económica o situación político- social, el monstruo en el terminó convirtiéndose Odebrecht terminó de tajo con los sueños de progreso y estabilidad de países como Venezuela, Ecuador, Guatemala, Panamá, República Dominicana y Argentina, donde hasta hoy siguen pagando el costo que deja la corrupción a estos niveles.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?