Migrantes mayormente haitianos acampados debajo del Puente Internacional de Del Río el 21 de septiembre del 2021. El puente que une a Ciudad Acuña (México) y Del Río (EEUU) fue cerrado más de una semana tras la llegada de miles de migrantes a Acuña. (AP Photo/Julio Cortez, File)

Llegada de migrantes sacudió a Acuña y Del Río

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

Por: Alejandro Villaseñor

lunes 27 septiembre 2021 - 11:41 p. m.

Todos los años estas dos ciudades hermanas ubicadas a ambos lados del río Bravo festejan ese vínculo con una ceremonia donde se dan abrazos

DEL RÍO, Texas — Una vieja relación de amistad entre Ciudad Acuña (México) y Del Río (Texas) ayudó a sus poblaciones a sobrellevar los desajustes y zozobras generadas estos días tras la masiva llegada de migrantes haitianos y el cierre temporal de la frontera.

Todos los años estas dos ciudades hermanas ubicadas a ambos lados del río Bravo (Grande para Estados Unidos) festejan ese vínculo con una ceremonia donde se dan abrazos - este año posiblemente limitados por la pandemia - y que conmemora el acuerdo de los años 60 entre México y Estados Unidos para construir la Presa de la Amistad, hoy una zona donde el río se ensancha, muy visitada por el atractivo de su especie de playas interiores.

La tranquilidad habitual de Del Río, ciudad de unos 35.000 habitantes mayormente hispanos, y de Acuña, de 163.000 residentes, se vio afectada en los últimos meses por las restricciones a los viajes debido a la pandemia del COVID-19 y la creciente cantidad de migrantes que llegaban a la zona. Del Río ha pasado a ser el segundo sector con más arrestos de la frontera.

La acumulación de hasta 15 mil haitianos en un campamento fue la gota que derramó el vaso y las autoridades decretaron el cierre total del puente el 17 de septiembre. Éste duró una semana, el tiempo que los gobiernos de ambos países tardaron en desalojar a los migrantes, pero los habitantes de ambas ciudades sintieron su impacto.

Gerardo Hernández, un habitante de Acuña de 51 años, vio reducido su salario a la mitad al interrumpirse el suministro de piezas para asientos de vehículos, que provienen de Estados Unidos y son ensambladas del lado mexicano. “Acabábamos de volver al trabajo (tras la pandemia del coronavirus) y ahora esto”, dijo Hernández. “Los migrantes no perjudican es el cierre", insistió.

El alcalde de Del Río, Bruno Lozano, indicó el viernes que el cierre del puente le había costado a la municipalidad 17.000 dólares diarios en peajes y había afectado el flujo de mercancías por valor de 35 millones de dólares.

Del lado mexicano, los comentarios eran similares. “Los dentistas no tenían pacientes, los negocios de belleza y las cantinas no tenían clientes, hay mucho comercio dañado”, decía Luis Ángel Urraza, presidente de la cámara de comercio local cuyo popular restaurante lucía esos días casi vacío. Hasta niños que van a la escuela del lado estadounidense dejaron de ir a clases.

La generosidad y la hospitalidad predominan en Acuña, una ciudad tranquila comparada con otros puntos de esta frontera marcados por la violencia. La urbe creció con la instalación de maquilas en los años 80 y 90 lo que atrajo a miles de trabajadores de otros puntos de México.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?