Lo mejor de la información de México y el mundo
facebook X Instagram Youtube TikTok
México

Sorprende a capitalinos sismo magnitud 5.7, algunos no sintieron el movimiento

Fue un movimiento inesperado, que tomó por sorpresa a los capitalinos y activó los parlantes del sistema de alejamiento sísmico y miles fueron desalojados.

Publicado el

Por: Iván Macías

Escuchar artículo Escuchar artículo

CIUDAD DE MÉXICO.- Rodrigo Bojórquez trabajaba en su oficina y usaba sus audífonos, pero cerca de las dos de la tarde, cuando la alerta sísmica anticipaba un sismo, él no pudo saberlo a tiempo y de pronto vio que todos sus compañeros de trabajo se habían ido.

Ya cuando me quito los audífonos digo ah caray, donde están todos, y ya nos fuimos al muro, mi amigo y yo. Rodrigo Bojorquez, empleado

Rodrigo Bojórquez, 

Empleado.

Como él, cientos de trabajadores, alumnos y ciudadanos, alcanzaron a percibir el sonido ensordecedor de la alerta sísmica, pero no había un movimiento en la tierra significativo; al menos en el centro histórico de la Ciudad de México, algunos lo describieron como un breve latigazo, qué tuvo origen en el estado de Puebla.

Nada más se sintió el saloncito, estaba en el piso dos. De ahí empezar a sacar a la gente, es decir que se replegaron, que se bajaran con calma, que no corrieran.

Lidia RodrÍguez, 

Empleada.

 

Hubo quienes salieron del metro en su tramo subterráneo de la Línea 3, quienes desalojaron la estación del Metrobús en Balderas, o quienes quedaron detenidos por el tránsito que produjo la emergencia.

“Yo estaba en mi lugar de trabajo y si se sintió. La verdad no reconocí el sonido hasta que un compañero de trabajo gritó que era la alarma y así como se escuchó, fue como se empezó a sentir”.

El movimiento de hoy tuvo origen en el estado de Puebla, con una magnitud 5.7 y habría provocado algunos daños en la entidad. Aunque en la capital mexicana, sin duda, el pánico se apoderó de muchos porque no hubo tiempo entre el sonido de la alerta y el movimiento en sí.

Cuando sonó la alarma ya estaba temblando, nomás se siente uno como medio mareado, pero miedo no. Ya está uno acostumbrado.

Simón Miramontes, 

Empleado.

 

En algunas partes de la capital mexicana el movimiento fue más perceptible, pero coinciden los capitalinos en que fue breve, algo así como un “latigazo”, que no les dio tiempo de prepararse tanto

'Vimos como se movió el ventilador y las persianas. Si se empezó a sentir fuertecito y ya nada más nos agarramos de la mano'. 

Otras Noticias