Tags:

MORELOS.- Dos personas que fallecieron a causa de la COVID-19 en el Hospital de Zona número 5 del Instituto del Seguro Social (IMSS) en Zacatepec, estuvieron implicadas en un error de las autoridades sanitarias, pues uno de ellos fue entregado a una familia que no le correspondía, confirmó el delegado estatal Francisco Monsebaiz Salinas.

Durante una conferencia de prensa, el funcionario admitió que el cuerpo de los pacientes del sexo masculino habían sido entregados a familias equivocadas.

En la actualidad, por la situación de contingencia epidemiológica, a cualquier fallecido se le está colocando una mortaja biodegradable que es opaca, que no permite ver la cara de la persona difunta
Francisco Monsebaiz Salinas

El cuerpo de Gregorio, de 57 años y quien era originario de San Miguel 30 Tlaltizapan, fue entregado a la familia de Armando, de 63 años y oriundo del municipio indígena de Xocotla. Ambos murieron a causa del nuevo coronavirus en la clínica citada y ante esta confusión, Monsebaiz puntualizó que el IMSS se hará cargo del proceso de exhumación para entregarlos a sus verdaderos deudos.

“Afortunadamente se identificó este error y ya se platicó con los familiares del cuerpo que fue sepultado inicialmente. Se va a exhumar para cambiarlo de tumba y ya se platicó con ellos para resarcir el daño. Los familiares estuvieron de acuerdo con este apoyo que les vamos a dar tanto en el proceso de exhumación y el nuevo de inhumación”, explicó el delegado.

El error de las autoridades sanitarias se dio a conocer después de que los familiares de Armando no cumplieran con las indicaciones de la Secretaría de Salud y decidieran abrir el féretro para velar el cuerpo, lo cual forma parte de las tradiciones más arraigadas de Xocotla. Por el otro lado, el cadáver de Gregorio ya había sido sepultado.

Cabe mencionar que el domingo, cuando el personal de la clínica entregó los cadáveres, señaló que debían enterrarlos o incinerarlos en un plazo no mayor a cuatro horas, pero las personas hicieron caso omiso de esa disposición aun cuando el riesgo de contagio de la enfermedad era alto debido al contacto con el cuerpo.