ESTADOS UNIDOS.- Un emblemático mural chicano en Santa Fe pintado por artistas mexicoestadounidenses será destruido para permitir la construcción de un nuevo museo contemporáneo, lo que ha generado un debate sobre la gentrificación y la pregunta de la cultura de quién intentan preservar los funcionarios municipales y estatales.

El Departamento de Asuntos Culturales de Nuevo México dijo el mes pasado que las autoridades han determinado que el mural “Multicultural”, cuya creación fue dirigida por Gilberto Guzmán, es “inestable y con grietas extensas” y, por lo tanto, está más allá de la reparación.

“Ningún tratamiento es actualmente posible de cuidar por completo la integridad, ya sea de la imagen original como de la intención estética del artista”, dijo la agencia en un comunicado del 10 de diciembre. “Muchos programas de arte público consideran que los murales son temporales, con una duración aproximada de entre 10 y 20 años”.

Sin embargo, la escritora Alicia Inez Guzmán de Truchas dijo que la destrucción del mural evidencia la eliminación de la cultura mexicoestadounidense en la capital de Nuevo México, uno de los estados con más herencia hispana del país. Se cuestionó si los funcionarios estatales se involucraron lo suficiente con activistas chicanos en relación con el mural y lo que estaba en juego.

“Es un excelente ejemplo de la gentrificación. Es simbólico de un tema más amplio sobre la vivienda y de cómo ciertas poblaciones son expulsadas” de sus ciudades, dijo Guzmán, quien no tiene parentesco con el muralista Gilberto Guzmán.

Funcionarios estatales dijeron que el mural ha sido “fotografiado digitalmente para motivos futuros de archivo”.